lunes, 13 de febrero de 2017

ADRIANA TADDEY, LA NIÑA DE LOS MILAGROS Y LAS EXTRAÑAS LUCES DE FLORENCIO VARELA (1969)

Carlos Sainz

El domingo 4 de mayo de 1969, aproximadamente a las 04,30 hs, Gregorio Antonio Tasende, fotógrafo, arrima  a su domicilio ubicado en Dr. Sallarés y Parrillo del barrio “Villa 9 de Julio”, Florencio Varela, una localidad del Gran Buenos Aires. Llega en un taxi conducido por una persona de apellido Randazzo.

Al llegar a su casa, los dos observan sorprendidos sobre el cielo oscuro un “circulo luminoso” en forma de corazón, cruzado por dos líneas.  Inmediatamente Tasende solicita al taxista que lo lleve hasta su estudio fotográfico a fin de buscar su cámara y fotografiar el fenómeno que venían observando.

La fotografía de Gregorio Tasende, y las luces registradas

Al llegar a destino, el señor Tasende se dirige a la casa de su socio, Eugenio Tunno, a solicitarle las llaves del negocio. Es así, que observando ambos el extraño círculo luminoso se disponen a fotografiarlo.
Ubicados en la esquina de  Av. San Martin y Ayacucho, y utilizando un máquina Minolta, foco de 55mm, foco 1:2, película “Orwo” 80 asa, 20 din, Tasende logra realizar 3 fotografías.

Quizás alertados por los vecinos (debido al alboroto a esa hora de la madrugada) dos agentes de la policia se acercan hasta los testigos y comienzan a indagarlos sobre lo que hacían. Les respondieron que “intentaban fotografiar lo que parecía ser un plato volador”, los agentes observan a lo alto y efectivamente logran ver un “extraño círculo luminoso”.
Al realizar el revelado comprueban que solo una de ellas había registrado el hecho. Su sorpresa fue mayúscula cuando viendo la imagen revelada descubren detalles que a simple vista no habían observado; como pequeños círculos de luz, bastones luminosos, etc.
La duración total de lo observado fue de  40 minutos, según estimación de los testigos.

Recorte del diario Mi Ciudad de 1969, dando la información del fenómeno 
Esa misma noche de domingo, ese 4 de mayo de 1969 y casi a la misma hora (04,00 hs) muy cerca de allí en Florencio Varela dejaba de existir una niña que tuvo una vida muy particular, rodeada de penosas enfermedades, visiones y mensajes celestiales.
Adriana Graciela Taddey Turecky nació un 4 de noviembre de 1957 en Florencio Varela. Según cuentan quienes conocieron y vivieron de cerca su historia,  Adrianita (como cariñosamente la llamaban), fue muy precoz en varios aspectos: comenzó a hablar y caminar a muy temprana edad, antes de su primer año ya tenía todos sus dientes... Su madre relata que su nacimiento de alguna forma fue anunciado; cierto día escuchó desde la cocina de la casa la voz de una niña que le decia: “mamá...mamá...”

Adrianita Taddey, la “niña santa” de Varela
Apenas con 3 años, una mala praxis médica la dejó cuadripléjica. Comenzaron a llamarla “la santita”, tenía visiones de Jesús y la Virgen, quien le aseguraba “se iba a sanar”. Fueron varios los hechos premonitorios y casi milagrosos que protagonizó la niña, según testimonios de la época. Y a pesar de su maltrecha condición física ella no perdía su sonrisa y lejos de lamentarse les daba ánimo y palabras de aliento y esperanza a quienes la rodeaban.
Adrianita murió a los 11 años, en la madrugada del 4 de marzo de 1969. En el momento de su muerte en el cielo se formó una figura “extraña” luminosa con forma de corazón... La noticia del avistamiento y fotografía del fenómeno observado quedó registrada en  la página 6 del diario Mi Ciudad

Vista del mausoleo
Sus restos descansan en el Cementerio Municipal de Florencio Varela, su mausoleo se encuentra  repleto de placas de agradecimientos, flores, fotografías  y pedidos. El lugar poco a poco se transformó en un santuario, con miles de seguidores y creyentes, con personas que se acercan  a rendirle homenaje y agradecerle por algún “milagro” obrado en sus vidas.
El párroco Juan Santolín (1921 – 2010) de San Juan Bautista fue el principal impulsor para lograr la canonización de Adrianita, un proceso nada simple, largo y tedioso como sabemos. Pero como suele suceder con este tipo de devociones populares, no hace falta el visto bueno de la Iglesia para que los seguidores se manifiesten.

Otra vista de la gran cantidad de agradecimientos en su mausoleo
Si existe alguna relación entre las formas luminosas fotografiadas y la muerte de esta niña (con visiones y visitas de Jesus y la Virgen) en ese preciso instante no lo sabemos, sería muy aventurado relacionarlo.
Ya investigadores como John Keel, Jacques Vallée, Jerome Clark o Freixedo trazaron un paralelismo entre apariciones o manifestaciones de ovnis y ciertos fenómenos  del ámbito religioso.
Coincidencia o no, algo hizo su “aparición” en el cielo esa lejana madrugada de 1969, no olvidemos que en 1968 (pocos meses antes) Argentina vivía lo que en ovnilogía se conoce como “oleada”, quizás una de las más significativas. Y el fotógrafo Gregorio Tasende y su socio inmortalizaron la ma- nifestación celeste, cinco testigos (entre ellos dos agentes de policía) dieron fe de lo observado. 


Fuentes consultadas:

Diario Mi Ciudad, jueves 31 de Julio 1969. Pág 6
Adrianita Taddey: la “niña de los  milagros” http://www.noticias.argentinarss.com.ar/vernota.asp?id_nota=2147218
Quien es Adrianita, la santa de Varela que venera el país http://www.infonews.com/nota/27295/quien-es-adrianita-la-santa-de-varela
*Un agradecimiento muy especial a Alejandro César Suárez director de Mi Ciudad (diario de Florencio Varela)  por facilitarme información para el desarrollo del presente artículo.

1 comentario: