ARCH

sábado, 16 de junio de 2018

Hace 60 años comenzaban los archivos X en Uruguay

La fundación del Ciovi, un grupo pionero de investigación en Sudamérica.

El 29 de abril de 1958 el Ciovi se reunió por primera vez. Foto: archivo El País

Hace 60 años un grupo de veinteañeros uruguayos formó una institución pionera en América del Sur en el estudio del fenómeno ovni. El Centro de Investigación de Objetos Voladores Inidentificados (Ciovi) se mantuvo activo durante prácticamente medio siglo. Y de hecho los dos sobrevivientes del grupo fundacional, Milton Hourcade (quien vive desde hace muchos años en EE.UU.) y Germán Vázquez, con 80 años en promedio, continúan atentos a lo que ocurre en el mundo con el fenómeno, que todavía es muy taquillero para Hollywood.

"Teníamos un interés juvenil de explorar algo que aparentemente estaba ocurriendo en el Norte y en otros lugares del mundo, y que era un gran misterio. En definitiva, después pudimos determinar que estaba un poco inflado y que en cierto modo se estaba usando para ocultar alguna que otra cosa que se estaba haciendo por ahí, como para distraer la atención. Además, estábamos incentivados por el cine de la época, que era nuestro hobby", comenta Vázquez a El País.
El 29 de abril de 1958, el Ciovi se reunió por primera vez. Lo que para muchos era una utopía, fue abordado de forma seria y metódica por este grupo de muchachos que más de una vez fueron tildados de "locos". Tan en serio se lo tomaron, que el sistema de investigación del Ciovi sería adaptado, años después, por la Fuerza Aérea Uruguaya, donde funciona, desde fines de la década de 1970, la Comisión Receptora Investigadora de Denuncias Ovni (Cridovni), que todavía hoy estudia casos de avistamientos y cada tanto emite comunicados explicando los fenómenos.

"Prendimos la mecha de algo que después se iría expandiendo y que se nos fue un poco de las manos, porque la cosa se hizo demasiado grande y nos vimos comprometidos a cumplir. Nos habíamos metido en un campo que poca gente conocía, tuvimos que partir prácticamente de cero. En esas épocas la mayoría de los grupos o de la gente que se dedicaba a eso lo hacían buscando trascendencia o algún tipo de beneficio personal. Desde el primer momento, cuando salimos por primera vez en la prensa, nos comprometimos a tener un enfoque serio. Tuvimos que elaborar métodos de investigación, formularios de registro y prepararnos en alguna que otra disciplina", recordó Vázquez.

El grupo original hizo después una convocatoria por radio para que ingresaran otras personas. Se fijó una reunión que se llevó a cabo en la Asociación Cristiana de Jóvenes, a la que concurrieron más de 40 personas. Al final, el Ciovi quedó constituido por un Consejo Directivo (que integraban los fundadores) y otro conjunto de interesados en el tema.

Primeros pasos

El grupo fue muy numeroso al inicio, pero al poco tiempo se decantó. A fines de los 50 y comienzos de los 60, era todo mucho más difícil.

"Si teníamos que ir a Artigas por un caso, había que hacerlo en tren o en algún avión que consiguiéramos, o en ómnibus que era más lento todavía. Todo eso nos demandaba muchísimo esfuerzo; hoy día, con lo que se ha avanzado en las comunicaciones, sería todo mucho más fácil", reflexiona Vázquez.

"Quedamos poco más de diez personas, que estuvimos trabajando en el tema por más de 20 años. Nos complementábamos muy bien, porque cada uno de nosotros tenía una especialización distinta. Fuimos a todos los lugares que había que ir, entrevistamos a toda la gente que veía cosas, y arrancamos de cero, porque no había criterios de investigación en Uruguay y prácticamente en América tampoco. Creamos nuestros propios sistemas de investigaciones, nuestras fichas, e hicimos contactos dentro y fuera del país", recuerda.
Hoy quedan dos sobrevivientes de aquel grupo fundacional: Milton Hourcade y Germán Vázquez. Foto: archivo El País
"También creamos un Consejo Consultivo en el que participaban técnicos de distintas áreas. Por ejemplo, si el caso ameritaba consultar a un especialista en aviación, lo hacíamos. Si encuadraba dentro de lo que podía ser un fenómeno meteorológico, recurríamos a un técnico específico. Si había marcas o huellas, consultábamos a la Facultad de Agronomía", añade. Y recuerda que "de cada 100 casos que investigábamos en Uruguay, 99% eran explicables. Y el restante 1% quedaba con el rótulo provisorio de Ovni, es decir, Objeto Volador No Identificado".
La seriedad en el abordaje del tema, a diferencia de algunos "cuentamusas" que vivieron explotando el fenómeno, fue una característica del Ciovi durante toda su existencia. Milton Hourcade publicó 50 años después, como resumen de toda una vida de dedicación al tema, el libro Ovnis, la agenda secreta, una investigación que según la opinión de Vázquez "no se vende porque es seria y no habla de imaginaciones".
Imagen fraudulenta, un ovni ingresando a los bañados de Rocha (“armada” con un tapón de goma, un alambre y algo de arena mojada). Foto: archivo El País
SIGLO XX
La euforia y el negocio en torno a los "marcianos"

Cuando se le pregunta al exintegrante del Ciovi Germán Vázquez si existen los alienígenas, no duda al responder: "Es muy probable que existan, eso para mí es un hecho casi innegable. Pero sobre contactos y abducciones, por ejemplo, no hay nada probado".

El mito de los "platillos voladores" comenzó en Estados Unidos el 24 de junio de 1947, cuando el piloto civil Kenneth Arnold avistó desde su avioneta nueve objetos reverberantes que, velozmente, "picaban" y subían entre los picos de Mount Rainier, en el estado de Washington.

Un mes después del avistamiento de Arnold, el llamado "incidente Roswell" sacudió al mundo. En las cercanías de Roswell, en Corona, estado de Nuevo México, el 3 de julio de 1947 un objeto desconocido explota produciendo extraños escombros en una finca rural. La prensa publicó que había caído un plato volador, aunque después el gobierno salió a desmentirlo. Se han escrito muchos libros y rodado películas sobre los presuntos sucesos, tanto novelas de ficción como informes serios y elaborados. Y en Roswell todo gira en torno a los ovnis y los extraterrestres, como en Orlando ocurre con Mickey Mouse.

El mito de la estancia La Aurora de Paysandú

Una noche a mediados de la década de 1970 un estanciero de Paysandú salió de su casa creyendo que el gallinero se estaba incendiando. Se dirigió con sus hijos hacia el lugar y vio que las aves estaban a salvo, pero alborotadas porque un viejo ombú estaba en llamas. Aparentemente, había un perro muerto y otras señas curiosas en el terreno, como un generador de electricidad quemado y un conjunto de cables retorcidos. Todo hacía suponer que la caída de un rayo había causado tal desorden. Pero según narraron el hombre y sus hijos después, algo absolutamente fuera de lo normal había ocurrido: una fuerte luz pendular de unos tres metros de diámetro descendió del cielo para, segundos después, ascender verticalmente e introducirse en otra de mayores dimensiones con forma de triángulo isósceles. Se dice que mientras la luz se alejaba, ocurrió un apagón en la ciudad de Salto, ubicada a diez kilómetros de distancia.

El mito de la estancia La Aurora, ubicada entre Salto y Paysandú. Foto: archivo El País

El estanciero en cuestión era Ángel María Tonna y su estancia La Aurora, una propiedad que se transformaría pronto en una auténtica romería extraterrestre.

Según los exintegrantes del Ciovi, este hecho que durante décadas se asoció a los extraterrestres y a los platillos voladores nada tiene que ver con el fenómeno y la posibilidad de vida inteligente en otros planetas.

Fuente: www.elpais.com.uy

martes, 12 de junio de 2018

“Si no se nos parecen en nada, sería muy difícil entender un mensaje extraterrestre”, dice la lingüista Itziar Laka

El primer contacto es un clásico de la ciencia ficción: nos encontramos con otra especie inteligente y establecemos comunicación con ella. Al lego le parece obvio, pero a Itziar Laka, catedrática de Lingüística y directora del grupo de investigación La Mente Bilingüe en la Universidad del País Vasco, no. Hace unos días presentó en Bilbao La llegada, la película de Denis Villeneuve en la que una lingüista se enfrenta al reto de descifrar un lenguaje alienígena, en la segunda sesión del ciclo de cine y ciencia Ahí fuera, organizado en el Azkuna Zentroa por la Filmoteca Vasca y el Donostia International Physics Center.
– ¿Entenderíamos un mensaje extraterrestre?
– Depende de cuánto se nos parecieran sus emisores.
– Es muy posible que poco, porque nosotros somos un producto de la evolución en este planeta.
– Tienen que parecerse a nosotros un poco para, primero, concebir la comunicación como nosotros. Si se trata de formas de vida que no tengan que ver ni con el carbono, puede que no entendiéramos jamás sus mensajes. Y a ellos les podría pasar lo mismo con los nuestros. Todo depende de cuánto compartamos.
– ¿Y si somos completamente diferentes?
– Si no compartimos nada, si no se nos parecen en nada, creo que sería muy difícil, muy difícil.
– ¿Podríamos estar siendo bañados por mensajes extraterrestres y no detectarlos porque su tiempo es diferente…?
– … O porque no podemos siquiera percibirlos. Aquí hay dos cosas. Una, darte cuenta de que algo es un mensaje, lo que ya tiene mucha miga, y otra entenderlo. Si no nos parecemos en nada, incluso no nos daríamos cuenta de que hay un mensaje.
El canto de los pájaros
– En películas como ContactEncuentros en la tercera fase y La llegada, la comunicación es fácil.
– Es que en esas películas son los alienígenas los que quieren comunicarse con nosotros. Entonces, asumimos que han hecho un esfuerzo previo para entender nuestro sistema de comunicación.
– En nuestro caso, no hemos descifrado el lineal A cretense, y lo inventaron humanos como nosotros.
– Eso es una forma de escritura y descifrarla es trabajo de los filólogos, no de los lingüistas. La tarea del lingüista sería describir la lengua en la que está escrito el lineal A. Iría adonde vive esa gente y haría trabajo de campo para conseguir una descripción de esa lengua. De todos modos, al hablar del lenguaje solemos dar por sentadas muchas cosas.
– ¿Por ejemplo?
– ¿Qué es lo que hay en el planeta que, por su forma y naturaleza neurocognitiva, más se parece al lenguaje humano? El canto de los pájaros. Imagínate que te pusieras a descifrarlo. Descubrirías que, como el lenguaje humano, combina elementos discretos para formar otros más grandes -que son como sintagmas o frases , hay temas y se van repitiendo. Si me pongo a intentar descifrarlo y doy por cierto que va a tener palabras, les buscaré un significado, pero el canto de los pájaros no funciona así.
– ¿Cómo funciona?
– Es una especie de sintaxis sin semántica. Solo sirve para decir que estoy muy sano, este es mi territorio, que vengan las hembras… Y no como lo estoy diciendo. ¿Es un sistema de comunicación? Sí. ¿Tiene alguna de las propiedades del lenguaje humano? Sí. ¿Qué le falta? Un significado paralelo al humano. Hay una mutación en el gen FoxP2 que tenemos los pájaros canores y nosotros, pero no los chimpancés. Esa mutación nos hace capaces de procesar y producir rápidamente sonidos que son de una dificultad de articulación brutal.
– Con los pájaros, los delfines y los chimpancés tenemos una historia evolutiva común…
– Los pájaros, los delfines, los chimpancés y nosotros estamos hechos de la misma pasta. Compartimos algo y aún así es difícil. Con un chimpancé nos podemos comunicar con vocalizaciones, aunque no entenderá si le digo: “Mañana no voy a estar contigo”. Pero es que tampoco él puede comunicar eso.
– Si nos vamos a otros mundos, puede que sus habitantes perciban la realidad de otro modo.
– Si un alienígena no tuviera ojos, ya tendríamos un problema. Damos demasiadas cosas por supuestas. En La llegada hay un momento en que la lingüista se da cuenta simplemente de que tomamos turno. Es algo que damos por sentado. Fíjate en cómo hablamos los humanos: yo estoy hablando un rato, tú estás otro rato; yo estoy un rato, tú estás otro rato… No concebimos otra manera de comunicarnos, pero podría haber alienígenas que conversaran simultáneamente. En La llegada, además, los calamares son realmente distintos de nosotros y perciben la realidad de un modo completamente diferente.
– Carl Sagan y otros ven en las matemáticas y la física la piedra Rosetta de la comunicación con inteligencias extraterrestres.
– Con todo el respeto del mundo, me parece un poco arrogante pensar que, como esos campos describen fenómenos que presumiblemente son generales al Universo, la manera en que nosotros concebimos y explicamos esos fenómenos tiene que ser común a todas las especies inteligentes.
Fuente: http://magonia.com/

miércoles, 6 de junio de 2018

España: El increíble encuentro con un humanoide, en Punta Carnero

CÁDIZDIRECTO/Jose Manuel García Bautista.- Una de las zonas más activas en la provincia de Cádiz, en materia OVNI, es Algeciras, donde los No Identificados han dejado buenas muestras de su presencia con el alto grado de extrañeza que implica. Hoy les quiero llevar a conocer  un caso muy importante que se dio en Punta Carnero.



Sucedió en 1966 y su protagonista sería un médico conocido, el doctor Rivera, que tenía su consulta profesional en Algeciras. Aquel caluroso día “algo” le impulso, le obligó, a dejar la consulta y salir en su moto para hacer unas fotografías pues era un gran aficionado a ella.
Con la inquietud en el cuerpo por aquel extraño impulso conducía en dirección a Punta Carnero, eran las 16:00 h., hacía mucha calor, un silencio extraño reinaba en el lugar y se dejó llevar, conducía su moto sin rumbo fijo hasta llegar a una zona determinada, un punto en el bosque, siguiendo aquella polvorienta carretera, donde se iba a encontrar con lo imposible.
En una zona determinada aparcó la moto, en mitad de aquel sitio siente que hay “algo” en torno a él,  estaba en alerta, sentía “algo”, pensaba que algo podía pasar pero, a la vez, es consciente que no hay nadie, que está solo pero le extraña que es ese impulso que lo ha llevado hasta allí.
El doctor Rivera tomó nuevamente su moto y avanza unos cientos de metros, pero siente que algo lo está vigilando, él se va girando poco a poco, cada tramo en el trayecto, llega un momento en el que detiene la moto intranquilo por la situación; en ese momento puede ver una figura imposible, era como una especie de sombra negra, se desplazaba como “de puntillas”, lentamente… Rivera creía que podía ser un niño pero ese “caminar” como flotando no era normal.
Aquel ser no estaba demasiado lejos del impresionado doctor, puede verlo perfectamente y hacer un retrato robot. El extraño ser humanoide era deforme, de 1,20 metros de estatura, negro -llega a pensar que era simiesco simio-,  de nariz aguileña, cabeza grande, brazos largos, anormalmente largos… Y entonces, mientras está viendo a ese ser, comprueba que está paralizado, que apenas se puede mover…
El humanoide se mete en la espesura del bosque y Rivera sale corriendo tras el ser, lo persigue y observa, lo ve de espaldas, se desplaza de una forma extraña y esquiva los árboles. El doctor siente miedo y piensa que, quizás, sea un humanoide que lo lleva a un lugar para atraparlo, una trampa en la que está cayendo, está aterrorizado por la situación y la vivencia. Por todo ello deja de perseguirlo y regresa tras sus pasos, en ese momento algo le sorprende: siente un sonido y ve una esfera, algo luminoso por donde está el ser negruzco.
El doctor toma su cámara y realiza dos fotografías, una de ellas capta una luz que se corresponde con el fulgor que él mismo ha descrito. Nunca se supo que sucedió aquel 26 de agosto de 1966 en Punta Carnero y que nuestro testigo, el doctor Juan José Rivera, jamás olvidará.

*Recreación del humanoideJosé Antonio Caravaca.

Fuente: https://www.cadizdirecto.com

martes, 5 de junio de 2018

El punto de vista científico. Exposición de la Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (CEFAe)

El 14 de abril pasado en el ciclo de charlas organizado por el grupo “Laboratorio Cero” disertó el Com. (R) Rubén Lianza, jefe de la Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (CEFAe) de la Fuerza Aérea Argentina.

No es la primera vez que ocurre el acercamiento entre estudiantes y la CEFAe. El Laboratorio Cero es un curso-taller dictado por la gerencia de Investigación y Aplicaciones de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) con el soporte de la Escuela de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de San Martín y la colaboración del Instituto Sábato. Por otro lado, la CEFAe se encarga de organizar y coordinar en forma metódica la investigación de las posibles causas de los avistamientos de objetos no identificados dentro del aeroespacio nacional. Además, elabora cuidadosos informes sobre los mismos cuyos resultados son publicados en un informe anual de carácter público.
El Com. Lianza expuso en detalle el método sobre el que trabajan desde la Comisión para darles resolución a estos avistamientos. Por eso su interés en contar a los asistentes que la metodología que proponen es científica: consta de definir el problema, identificar un fenómeno inicialmente no identificado, plantear la investigación, recolectar la información, analizarla y presentar los resultados.
Existen según el especialista al menos siete explicaciones de diferente origen, como por ejemplo, los reflejos externos o internos del lente; partículas sobre ese mismo lente, problemas de la cámara con que se toma la fotografía. O sea, ópticos. Después, están aves, insectos que forman ilusiones frente a la cámara y que con ayuda del software adecuado se pueden ver con nitidez, otras fotografías simplemente pueden verse caídas de meteoritos, estrellas, etc. A veces, hay imágenes donde se comprueba que es la propia Luna o Venus; vuelos de globos experimentales y otro fenómeno muy común –que se identifica- es el reflejo del sol en espejos de satélites. Para todos ellos, la CEFAe trabaja con el equipo adecuado investigando e identificando tales fenómenos. En palabras del propio Lianza, la mayoría “resultan ser interpretaciones honestas pero erróneas de causas ordinarias” aunque resaltó el hecho de poder identificarlas y no hacerlo a puertas cerradas para que no se genere más misterio sobre este tema.
En el marco de la Feria Internacional del Aire y del Espacio (FIDAE), comentó Lianza que tuvo el honor de exponer frente a un comité del país transadino, denominado CEFAA. El planteo era que ciertos fenómenos anómalos pudieran llegar a interferir en el tráfico aéreo regular. El comodoro afirmó que se procede –en su opinión- erróneamente en la dirección del enfoque del análisis, pretendiendo explicar posibles efectos del fenómeno en el tránsito aéreo sin conocer primero su naturaleza (si es: sólido, gaseoso, etc). A este respecto, aclara el comodoro: “Primero, hay que caracterizar a los fenómenos aéreos anómalos, luego ver sus propiedades y recién después ponernos a hablar sobre la forma en que podrían poner en riesgo la seguridad de las operaciones aéreas; el planteo de CEFAA (heredado de Richard Haines, EEUU) va exactamente en sentido contrario: especulan sobre la seguridad del tránsito aéreo sin conocer absolutamente nada sobre la naturaleza del fenómeno aéreo anómalo”. De hecho no hay un solo país del mundo que haya afirmado oficialmente que estos fenómenos constituyan un riesgo para la seguridad de las operaciones aéreas.
Asimismo, afirmó que la mayoría de los ufólogos saben que un 98% de los casos son producidos por causas conocidas, quedando un residuo del 2% de casos no resueltos que ellos vienen utilizando desde hace décadas como argumento demostrativo de que nos visitan objetos voladores extraordinarios, cuando en realidad, un caso no resuelto no es nada más que un trabajo no terminado, que no es garantía de nada: ni de causa ordinaria ni extraordinaria.
Dado el ámbito académico donde disertó Lianza, y más allá de tener en cuenta otros temas, como la denominada “chatarra espacial”, los alumnos hicieron interesantes preguntas, que creemos dieron por tierra todo procedimiento que investigue sin pruebas, testimonios valederos, ni que niegue resolución a los denominados OVNIS.

jueves, 31 de mayo de 2018

MANIPULACION MILITAR. USO DE LA CREENCIA EN EXTRATERRESTRES

MANIPULACION MILITAR
USO DE LA CREENCIA EN EXTRATERRESTRES



El fenómeno OVNI se desarrolló espontáneamente a raíz de la literatura de ciencia ficción hace más de 50 años, cuando Kenneth Arnold observó en junio de 1947 los primeros "platillos voladores". Los militares estadounidenses pudieron rápidamente beneficiarse de la fascinación por los extraterrestres despertada en el público. Desde entonces, han seguido cultivando la creencia en los extraterrestres y la impresión falaz de que están tratando de ocultar su supuesto conocimiento del origen extraterrestre de los ovnis. Algunos, integrando la "periferia lunática", incluso llegan a ir tan lejos pensar como para pensar que los militares estadounidenses han concluido un pacto con los extraterrestres con el fin de obtener conocimiento tecnológico a cambio de la autorización para abducir humanos. En realidad, son los militares mismos el origen de estos rumores.

Los militares de las naciones más poderosas pueden tener interés en mantener la creencia popular en los extraterrestres por las siguientes razones:

Una amenaza extraterrestre podría permitir el mantenimiento de la paz en nuestro planeta al obligar a las personas a unirse. Algunos de los discursos del ex presidente Reagan hacen pensar que le gustaba mucho esta idea, como este extracto de un discurso pronunciado durante la 42 Asamblea General de la ONU, el 21 de septiembre de 1987: "Ocasionalmente pienso cuán rápidamente nuestras diferencias mundiales se desvanecerían si nos enfrentamos a una amenaza alienígena de fuera de este mundo. Y sin embargo pregunto: ¿ya no hay una fuerza alienígena entre nosotros? " (sic). Puede que la paz no se considere en todos los países como una preocupación de los militares, pero es posible que hayan recibido órdenes con este fin.

Una amenaza extraterrestre podría alentar un aumento en el financiamiento militar. Dado el alcance de los medios materiales desplegados por los militares estadounidenses para simular la existencia de extraterrestres, uno sólo puede preguntarse si este motivo no ha sido crucial desde la caída del Muro de Berlín en 1989 y el final de la Guerra Fría. Antes de esta fecha, algunos avistamientos de ovnis se habían atribuido a la Unión Soviética para mantener la ilusión sobre su avance tecnológico y así confirmar la amenaza permanente de los soviéticos, otra vez para justificar solicitudes de financiación adicionales.

Un incidente falso de OVNI permite que se cree una distracción a los medios, cuando éstos ponen en peligro a un gobierno en ejercicio, por ejemplo cuando surge un escándalo.

La creencia en los extraterrestres permite que los prototipos que se detectarían lejos en un campo de pruebas, se oculten. También ayuda a camuflar el uso de aviones de reconocimiento, como el notorio U-2 (desde 1955) o el avión furtivo más reciente producido por tecnología estadounidense, antes de que el público descubra lo que realmente son. Usando efectos de luz adecuados para iluminar con focos la parte inferior del avión para que sea tan brillante como el cielo, como las "Luces de Yehudi" mencionadas por Bill Sweetman en 1987, los observadores pueden ser engañados en cuanto a la forma del avión que están mirando.

La creencia en extraterrestres también proporciona una buena cobertura cuando se usan armas secretas "exóticas" como armas de microondas, rayos láser, etc.

La creencia en extraterrestres de nuevo proporciona una excelente cobertura para las pruebas relacionadas con el control mental de un individuo al disfrazar estas pruebas como abducciones extraterrestres. Este control mental puede ser psicológico (sugerencias bajo hipnosis ...), químico, (PKMzeta** para causar amnesia con respecto a acontecimientos recientes ...), o fisiológico (microondas dirigidas hacia el cerebro. Ensayos secretos de control mental llevados a cabo en presos, sin su conocimiento, fueron totalmente prohibidos en Estados Unidos a principios de los 80 [Associated Press, junio de 1998]. ¿Quién, hoy, toma el lugar de los prisioneros? Prohibir estos ensayos que los militares consideran necesarios es en realidad un error, ya que se vuelven totalmente clandestinos, sin posibilidad de control civil.

Gracias a los OVNIs, los militares pueden llevar a cabo algunas pruebas de guerra psicológica para medir la reacción de la población, de la policía o de sus propios soldados, con lo que pueden aprender a manipular y desviar al enemigo. Los ovnis también se pueden utilizar para evaluar las reacciones de los observadores de radar o visuales a cargo de la vigilancia aérea en el territorio nacional cuando se enfrentan a una amenaza desconocida.

Los motivos descritos anteriormente, que tienden a mostrar que son los servicios secretos los que están tirando de las cuerdas, por supuesto, deben permanecer insospechados para el mundo en general. Con este fin, la estrategia que los militares deben seguir es simple: deben negar sistemáticamente el fenómeno.

Por lo tanto:

Aquellos que tienen una tendencia espontánea a no creer en OVNIs de origen extraterrestre (intelectuales, racionalistas escépticos, aquellos que no saben nada o poco sobre el tema ...) deben tener sus creencias fortalecidas, al punto de llevarles a desinteresarse por completo del tema, que está hecho para parecer ridículo. Para alcanzar este objetivo, los militares pueden contar con el apoyo de ciertos escépticos celosos, ya sea que sean conscientes o no de ser manipulados. Tales personas siempre están listas para lanzarse contra lo irracional, como si para ellos se tratara de una guerra santa (!), Incluso a costa de distorsionar los hechos y engañar al público. En Francia y en otros lugares, por lo tanto, uno es testigo de un verdadero aluvión de ataques contra la ufología por parte de los racionalistas, que también tienen a los medios respetables de su parte. Uno puede preguntarse, sin embargo, para quiénes están trabajando los productores anónimos, los que están financiando transmisiones anti-OVNI en las cuales las entrevistas de los ufólogos están hábilmente editadas, y de dónde se origina esta considerable cantidad de dinero.

Aquellos que tienden a creer que los OVNIs son de origen extraterrestre y que están interesados en el tema (adolescentes, personas sencillas, testigos, algunos ufólogos, aquellos que conocen el dossier y la verdadera extrañeza del asunto ...) también deben fortalecerse en su creencias, incluso hasta el punto de creer que los militares están confabulados con los extraterrestres. Las diferentes comisiones militares estadounidenses responsables de examinar avistamientos de ovnis siempre están listas para proporcionar explicaciones absurdas (por ejemplo, los policías confundieron el planeta Venus con un OVNI y lo siguieron durante una hora y media en su automóvil) o con explicaciones manifiestamente falsas (por ejemplo, el "globo meteorológico" de Roswell), después que la Fuerza Aérea de los EE. UU. "cometió el error" de anunciar que un platillo volador se había estrellado. Así, los militares estadounidenses se aseguran de que todos estén convencidos de que están ocultando algo: de modo que ¡deben existir extraterrestres! Ciertos racionalistas apasionados (los "detractores"), con la esperanza de encontrar sistemáticamente una explicación para todos los avistamientos de ovnis, a veces caen en manos de los militares al sugerir explicaciones igualmente ridículas. Algunas de estas explicaciones son tan absurdas que parecen manipuladas o incluso pagadas.

Gracias a esta estrategia, en los medios el debate sigue siendo dualista: los platillos voladores son un engaño y los ufólogos tienen un tornillo suelto, o, al contrario, los extraterrestres realmente existen y el gobierno lo sabe. La verdad que se esconde entre estas dos posiciones extremas se mantiene lejos del público en general, y mientras los racionalistas y los ufólogos luchan a través de los medios y se ríen de las teorías de sus adversarios en privado, los militares prosiguen sus operaciones sin obstáculos en el corazón de nuestras democracias y con dinero público.

Los militares, por supuesto, esperan disuadir a investigadores oficiales y privados, pero también a la policía, de investigar estos fenómenos de OVNI que han escenificado. Es por eso que, por ejemplo, poco después del comienzo del caso Roswell en 1947, la Fuerza Aérea de los EE. UU. Solicitó al FBI que investigara algunos acontecimientos OVNI que en realidad habían organizado para su beneficio. Los agentes del FBI descubrieron que estos "ovnis" eran asientos de inodoros y tapas de recipientes de basura: se desanimaron, lo que fue uno de los objetivos de la Fuerza Aérea de EE. UU., [donde el análisis es diferente pero complementario]. Más tarde, el FBI fue nuevamente postergado luego de una investigación ineficiente sobre el documento falso del MJ-12.

Como siempre, con el objetivo de mantener a un lado a los intrusos entrometidos, los militares ponen trampas para investigadores privados al establecer algunos casos falsos o diciéndoles que desea informarles de algunas revelaciones importantes de OVNIs, para luego tener éxito en ridiculizar y desacreditar Los casos falsos presentados por los militares pueden incluir detalles absurdos que más tarde resultarán útiles para ridiculizar al investigador que aceptó un detalle en particular de buena fe. Por ejemplo, el profesor Jean-Pierre Petit, aunque es director de investigación en el CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica), cuenta con una credulidad inesperada cómo los extraterrestres del planeta Ummo estaban muy intrigados al encontrar cerca del sitio de su primer aterrizaje algún excremento humano cubierto con periódico. Este primer descubrimiento de un documento "histórico" habría sido enviado de vuelta a Ummo y conservado con mucho cuidado. El caso Ummo parece en realidad haber sido organizado por la KGB, que estaba utilizando un grupo de estudiantes universitarios españoles como cobertura. Los mensajes que Jean-Pierre Petit recibió siempre fueron autenticados por una información que normalmente solo él conocía, que solo un servicio secreto podría obtener, mientras que el contenido pacifista y procomunista de los mensajes propagados en los países occidentales estaba claramente al servicio de los intereses de la URSS.

La CIA también se infiltra en grupos de ufólogos o toma nota de aquellos que son más inteligentes que los demás y que sería bueno desacreditar antes de que se vuelvan peligrosos. Alimentar el chisme malicioso también ayuda a mantener un sentimiento fratricida muy presente en este círculo.

Evidentemente, la oposición clásica de "fuerzas gubernamentales que conocen la verdad real: que los extraterrestres existen" y "el público en general y los investigadores privados de quienes se oculta la verdad" no se sostiene. Se trata más bien de "una célula de los servicios secretos de los militares manipulando" y "el público en general, los investigadores privados y gubernamentales, los medios, la policía, las fuerzas armadas en general y los miembros del gobierno que están siendo manipulados".

Jacques Vallée señala, además, la "conexión que existe entre los partidarios más acérrimos del contacto extraterrestre y la extrema derecha estadounidense, antisemita y neonazi" que podría estar detrás de un grupo disidente entre varios miembros de los servicios secretos estadounidenses. También se puede imaginar una infiltración de estos servicios por parte de una poderosa secta, como los Moonies o los Cientólogos, cuyo gran gurú llegará pronto a la Tierra en un platillo volador para salvar a la humanidad ... Tales intentos de infiltración ya han sido descubiertos [es decir. la organización neofascista de Lyndon La Rouche]. Estas ideas pueden ser volteadas por los racionalistas con el fin de fomentar una confusión en la mente de las personas entre OVNIS, sectas y fascismo, y así desacreditar la investigación ufológica, que una vez más sirve a los objetivos de los militares.

La CIA y el FBI han admitido que fomentan la creencia en los ovnis para ocultar mejor sus actividades, pero las dos agencias no se han expandido en los métodos de esta manipulación del público y, de hecho, han minimizado su escala ... El objetivo de la segunda parte de este estudio será buscar pruebas definitivas de esta gran manipulación orquestada por los militares. Pero permítannos insistir en el hecho de que estamos hablando aquí solo de las mayores potencias militares, ya que estamos claramente invitados por "la actitud ejemplar de las autoridades belgas, tanto civiles como militares, que han dado pruebas de su notable objetividad y que no tuvieron miedo de trabajar juntos con los ufólogos "durante la gran oleada de ovnis en Bélgica desde 1989 hasta 1993. Tal actitud de apertura y cooperación es (y siempre ha sido) completamente impensable en los Estados Unidos, en Francia, o en Gran Bretaña, donde el fenómeno OVNI comenzó por primera vez.***


**Nota 1: En la versión original en inglés el autor nombra la sustancia “puromicyne” que es un antibiótico y en manera alguna puede causar amnesia. He elegido la sustancia PKMzeta, porque esa sí causa amnesia.


***Nota 2: Decir al final del artículo “en Gran Bretaña, donde el fenómeno OVNI comenzó por primera vez”, es una osada afirmación que va contra la historia. Si la misma –pero mal ubicada en la frase— se refiere a los Estados Unidos, entonces es correcta.


Traducción especial para UAPSG-GEFAI por Milton W. Hourcade

domingo, 29 de abril de 2018

Encuentros Extraterrestres y Cultura Ovni en Argentina



(Artículo publicado en la web de la Universidad de Oxford)



***************************
 Encuentros Extraterrestres y Cultura Ovni en Argentina

David MK Sheinin


Resumen 

Durante la Guerra Fría, hubo miles de avistamientos de Objetos Voladores No Identificados (OVNIS) en Argentina (en español, Objeto volador no identificado u OVNI). Los principales medios informaron sobre muchos de ellos. En un campo denominado ufología, algunos eventos se explicaron científicamente o de alguna manera científicamente; la mayoría no. Estos avistamientos y sus historias vivieron en una cultura de miles de entusiastas de OVNI y sus literaturas, que a menudo se derramaban en culturas populares más grandes.
La cultura OVNI interrumpe las cronologías. Ofrece una imagen de la Guerra Fría de Argentina que rompe con antiguas cronologías populares y académicas que hacen hincapié en un binario de dictadura contra democracia. Ese binario es real. Sin embargo, la cultura OVNI superpone una cronología de Guerra Fría a menudo descuidada a mediados o finales del siglo XX. Las historias de OVNI y su consumo cultural evolucionan y varían no con referencia al violento cambio político e histórico argentino, sino en el contexto de una cultura transnacional más grande de la Guerra Fría en el contexto argentino. Los sellos distintivos de la cultura OVNI en Argentina incluyen la enorme influencia de la cultura popular estadounidense, así como referencias a armas nucleares apocalípticas, y nociones no científicas de psicosis en la explicación de avistamientos nocturnos de naves espaciales y extraterrestres.
Culturas de la Guerra Fría

Los argentinos generalmente no organizan su pasado en un marco estratégico o cultural de la Guerra Fría. Durante la Guerra Fría y en los años posteriores a 1990, surgió un consenso poco probable en Argentina y Estados Unidos que consideraban a la Argentina posterior a la Segunda Guerra Mundial como anti-estadounidense. En los Estados Unidos, esa narrativa se lanzó a mediados de la década de 1940 cuando comenzó el antagonismo diplomático estadounidense hacia el militar en rápido ascenso Juan D. Perón. Perón sirvió como ministro de trabajo y vicepresidente antes del final de la Segunda Guerra Mundial. Después de que fue elegido presidente de Argentina en 1946, muchos estadounidenses le etiquetaron erróneamente como simpatizante nazi. Si bien las relaciones entre Estados Unidos y Argentina mejoraron notablemente hacia el final de la década, lo que llevó a Washington a suministrar a Buenos Aires un reactor nuclear experimental en 1958, la idea de que Argentina fuera un refugio para los nazis quedó. Fue reforzado por la captura israelí de Adolf Eichmann en Buenos Aires en 1960 y por el ruido blanco de bajo nivel en la cultura popular estadounidense que une Argentina con ex nazis. (Este fue un tema recurrente, por ejemplo, en la comedia de situación televisiva de Mel Brooks-Buck Henry de la década de 1960, "Get Smart!").1

Estados Unidos era un objeto más importante de antagonismo político en Argentina que Argentina en los Estados Unidos. Los historiadores y otros exageraron el alcance de los antagonismos bilaterales a fines de la década de 1940 e insistieron erróneamente en que las relaciones entre los dos países eran pobres después de 1950. La presidencia de Cristina Fernández a menudo hizo políticamente conveniente que los líderes políticos principales recuerden a los argentinos su relación supuestamente problemática con los Estados Unidos. Los escritores solían razonar que Argentina había adoptado consistentemente políticas extranjeras y económicas antiestadounidenses durante la mayor parte de su historia posterior a 1945 -sin centrarse en las inclinaciones argentinas antisoviéticas- de que la enemistad estadounidense se convirtió en una falsa falsedad reproducida regularmente por los intelectuales y en el medios de comunicación. De Perón s posición Tercera, una posición diplomática supuestamente única, nacionalista fuera de las órbitas de las superpotencias, alimentó la idea de la ruptura de Argentina con los Estados Unidos. Para algunos observadores, la distancia geográfica y estratégica de Argentina a lo peor de la violencia de la Guerra Fría, incluido el genocidio guatemalteco, confirmó la idea de que Argentina estaba separada de la política de poder de la Guerra Fría y las influencias culturales. 2

Según una historia correspondiente, la Guerra Fría llegó a Argentina, pero solo dentro de un marco estrecho. 3En ese contexto, la Guerra Fría en el mundo subdesarrollado fue definida por la brutalización de los pueblos sujetos a través del terror estatal patrocinado por los Estados Unidos. Como tal, tocó a Argentina solo a veces y periféricamente. El caso más importante ocurrió durante el período de la dictadura de 1976 a 1983, cuando tuvieron lugar intervenciones marginales militares y de inteligencia argentinas en conflictos centroamericanos. Más importante aún, la erudición y la cultura política argentina enfatizaron las severas rupturas de gobierno a gobierno a través del peronismo, gobierno militar y democracia postdictadura. Este enfoque ha arrojado continuidades de la Guerra Fría como periféricas a los procesos históricos de Argentina. También ha enmascarado la medida en que la Guerra Fría dio forma a la Argentina de una manera que a menudo está ligada al liderazgo cultural, político y estratégico de los Estados Unidos. 4

Algunos han notado la amplia influencia de los Estados Unidos en la Guerra Fría cultural argentina en la rivalidad automovilística del rally Ford-Chevrolet, en el impacto de las dramaturgas Lillian Hellman y Tennessee Williams, en el gurú estadounidense de la crianza de los niños Dr. Benjamin Spock. en las revoluciones sexuales de 1960, y en el trabajo del dibujante Robert Crumb para la revista de contracultura Fierro , entre otros. 5 Sin embargo, nadie ha considerado en este contexto la máxima del historiador Penny Von Eschen de que el intercambio cultural "era la mercancía que perseguía de cerca los productos básicos de la Guerra Fría, el petróleo y el uranio, junto con muchos otros críticos para la abundancia seductora de Estados Unidos" 6. Ninguno de estos u otros puntos de referencia resaltan la influencia cultural de EE. UU. Como central para entender a Argentina después de 1945.

La historia de los ovnis en Argentina es anterior a la Guerra Fría y tiene componentes únicos. Pero el período en que las actividades OVNI fueron más intensas coincide con los años de la Guerra Fría. En sus contornos y su evolución, la narrativa OVNI corresponde a la creciente influencia de la cultura estadounidense y, como tal, refleja un caso importante de influencia estadounidense en la conformación de una Guerra Fría cultural argentina y del propio período de la Guerra Fría como una forma significativa de entender después de 1945 Argentina.

Desde los primeros imaginarios hasta la piedra de toque de la Guerra Fría

Los argentinos primero se dieron cuenta de los OVNI y extraterrestres hace doscientos años en los contextos más amplios de lo oculto, el espiritualismo y la literatura de lo fantástico, todos los cuales estaban relacionados con la construcción de la nación y la forma de lograr una sociedad moderna. Esteban Echeverría y otros distinguidos escritores de ficción abordaron los misterios del mundo espiritual. Las figuras políticas clave, como Domingo Faustino Sarmiento y Juan Bautista Alberdi, invocaron lo oculto y lo místico para ensayar argumentos políticos. Alberdi abogó por la inmigración europea a las áreas rurales de Argentina en su famosa sentencia, "gobernar es poblar", y ayudó a dar forma a la constitución de 1853 a través de sus ensayos políticos. En su ficción Peregrinación de Luz del Día (1871), el personaje "la Verdad" llega misteriosamente a la Argentina como un extraterrestre, disfrazado de mujer llamada "Luz del Día". Su búsqueda de integridad moral es en vano.

Eduardo Holmberg lanzó el género OVNI en la ficción argentina. En 1875, publicó Viaje maravilloso del señor Nic-Nac , la primera novela argentina sobre viajes interplanetarios. Al igual que otras obras del género de la literatura fantástica, Viaje vincula la resolución de problemas científicos con temas espirituales, morales y políticos. El protagonista, Nic-Nac , viaja a Marte donde se encuentra con "Aureliana", una Argentina alegórica. En un golpe anticlerical, Holmberg describe la ciudad de Theopolis, hogar de fanáticos marcianos humanoides. Al igual que los aficionados posteriores a OVNI, Holmberg se veía a sí mismo como (y en este caso era) un científico. Se formó en medicina, zoología y botánica en la Universidad de Buenos Aires. A partir de Viaje a la Patagonia (1872), en el que informó sobre una expedición para recolectar especímenes de flora y fauna para el Museo Nacional de Buenos Aires, hasta fines de siglo, Holmberg escribió más de una docena de libros y folletos sobre historia natural. En el Museo Nacional y en otros lugares, en compañía del explorador Francisco "Perito" Moreno y el paleontólogo Florentino Ameghino, entre otros, Holmberg ayudó a impulsar una revolución científica en Buenos Aires que fue enmarcada por las teorías y avances de Darwin, pero también por Las ciencias "fronterizas" que incluían la psiquiatría temprana, la frenología y las "ciencias ocultas", de las cuales el espiritualismo era un elemento central. 7En Argentina y en otros lugares, la medicina y las ciencias duras romperían firmemente con lo oculto después de la Primera Guerra Mundial, dejando a los practicantes del ocultismo en un estado marginal. Los que explicaron los ovnis, sin embargo, se aferraron a la superposición, afirmando sus credenciales científicas a menudo dudosas durante la Guerra Fría.

A principios del siglo XX, las culturas vinculadas de la ciencia, el ocultismo y la política también fueron evidentes en Europa y Estados Unidos, como se refleja en la notoria fascinación de Arthur Conan Doyle por lo oculto y por los espíritus de los muertos. En Argentina, miembros distinguidos del movimiento literario de finales del siglo XIX "La Generación del 80" se reunieron para contemplar tales asuntos. Incluyeron a los destacados ensayistas políticos Leopoldo Lugones y José Ingenieros, y al líder del Partido Socialista Alfredo Palacios. También formaba parte del grupo el inmigrante danés Nicolás Kier, quien, en 1907, fundó la editorial más prolífica de libros espirituales, ocultos y relacionados con OVNI de la Argentina. Durante la Guerra Fría, los visitantes de la librería de Editorial Kier en el centro de Buenos Aires incluyeron a la reina Sofía de España y la estrella de cine argentina Tita Merello. En 1967,El libro de los seres imaginarios . El editor también publicó importantes estudios OVNI de autores argentinos y no argentinos, cuyas obras a menudo reflejaban las imaginaciones fantásticas de escritores del siglo XIX, el ocultismo y la seriedad del propósito evidente en los escritores de ficción más importantes, como Borges, que veía las conexiones entre sus la vida cotidiana y el mundo espiritual. Al mismo tiempo, la biblioteca de la era de la Guerra Fría de Kier reflejó nuevos elementos específicos para la rápida expansión del interés popular en los OVNI durante la Guerra Fría, a los que apelaron los escritores de OVNI. 8

El físico José Álvarez López estaba interesado en aplicar la ciencia para comprender lo supuestamente inexplicable. En busca de la Atlántida, desarrolló argumentos basados ​​en lo que, según él, eran métodos paleontológicos, geofísicos y arqueológicos modernos. 9 En Argentina, como en otros lugares durante la Guerra Fría, el estudio de misteriosos "intraterrestres" -los seres humanoides y similares que viven en redes de cuevas profundas y no descubiertas o bajo los océanos- emergió como un complemento de la búsqueda de extraterrestres. Al igual que otros intérpretes "científicos" de OVNI y ocultismo, Álvarez López llegó a un público popular más amplio y comprensivo que los científicos académicos. De todos modosufólogos y otros intérpretes de lo inexplicado se vieron a sí mismos rechazados y menospreciados por los científicos académicos. Álvarez López dedicó Reconstrucción de Atlántida (1978) a Florentino Ameghino, el paleontólogo cuyo descubrimiento de restos prehistóricos pasó a conocerse como "Hombre argentino". Inicialmente confirmado por expertos como uno de un pequeño pero creciente número de ancestros humanos que, en este caso, una vez vagó por las pampas, el hallazgo fue aclamado como un triunfo de la ciencia argentina. Entre los muchos homenajes que siguieron se encontraba un monumental busto de Ameghino tallado en una pared de roca en Mar del Plata. Más tarde, el descubrimiento fue desacreditado, aunque nunca fue un fraude como el de Piltdown Man. Muchos, como Álvarez López, recordaban a Ameghino como un héroe incomprendido de la ciencia argentina, que es como los ufólogos argentinos tendieron a verse después de 1945. 10

La fotografía de la portada de Reconstrucción de Atlántida (1978) toca otro trasfondo importante para el embeleso argentino con el ocultismo durante la Guerra Fría. Al igual que en los Estados Unidos al mismo tiempo, la fascinación por los ovnis colisionó con los temores y las fascinaciones atómicas populares. La ilustración muestra una pirámide egipcia con la nube familiar de hongo de una explosión atómica en el fondo. Álvarez López se preguntó si una explosión atómica podría, en algún momento en el futuro cercano, reducir la civilización humana a una existencia subterránea o subacuática semejante a Atlántida. En otra publicación de Kier, La astrología sobre el fenómeno OVNI (1978), el astrólogo Boris Cristoff planteó el espectro de la ruina nuclear sugiriendo que los recientes avistamientos de OVNI indicaban un desastre atómico masivo para 1983. En una repetición de una asociación de larga data citada por los ufólogos en los Estados Unidos, Cristoff explicó los primeros avistamientos de foofighter como misteriosamente conectado a las primeras explosiones atómicas. También argumentó que las extensas inundaciones en Uruguay habían sido causadas por una explosión nuclear, y afirmó que el virus de la inmunodeficiencia humana era una invención mítica de Big Pharma. 11

Kier estaba lejos de ser el único editor de material relacionado con OVNI. En 1988, la editorial más grande de Argentina, Planeta, sacó Los hombres de negro y los OVNI (originalmente publicado en 1978) y en 1990, El reino subterraneo , ambos de Fabio Zerpa. Durante la Guerra Fría, Zerpa se convirtió en el principal intérprete argentino de ovnis. En 1966, lanzó uno de varios programas de radio populares de larga duración sobre el tema, seguido poco después por una serie de televisión igualmente popular, "Más allá de la cuarta dimensión". Decenas de miles de copias de la revista Cuarta Dimensión de Zerpa vendidas en quioscos en ciudades de todo el país, mientras que los argentinos compraron miles de libros en la serie "Cuarta Dimensión" editada por Zerpa para la editorial Cielosur. Zerpa publicó no solo sus propias obras, sino también las de otros argentinos, como Gustavo Mário Fernández, y autoridades extranjeras, incluido James MacDonald.

Como lo hicieron en la ciencia ficción y otros géneros en los Estados Unidos, los temores atómicos y los extraterrestres se unieron en películas e impresiones. El más famoso de ellos incluyó la novela gráfica postapocalíptica de Héctor Germán Oesterheld, El Eternauta , serializada por primera vez en la revista Hora Cero Semanal de 1957 a 1959, y Extraña Invasión (1965) y Placer Sangriento (1967) ,del cineasta Emilio Vieyra.

Historias de la Guerra Fría

El 3 de julio de 1965, a las 7:40 pm, un meteorólogo naval estacionado en la Base Decepción de Argentina en la Antártida descubrió una extraña vista en el cielo. Una comunicación de la Marina argentina describiría más tarde el objeto como una "masa lenticular", es decir, un cuerpo con dos capas cóncavas conectadas. Además de otros argentinos en la base, el personal de la base británica "B" y de la base aérea chilena Pedro Aguirre Cerdá también identificó lo que los medios llamarían un platillo volante. El periodista Guillermo dos Santos Coelho describió lo que siguió en Argentina durante los siguientes tres meses como una agitada "psicosis colectiva". El fotógrafo Jorge Hugo Stanich tomó fotos, pero no salieron. Los científicos informaron extraños cambios de lectura en sus instrumentos geomagnéticos. Los testimonios siguieron desde Mendoza hasta Chaco y Mar del Plata. Los que estaban en las gradas el 1 de agosto en el hipódromo de Palermo escucharon un anuncio de que los potentes binoculares normalmente entrenados en los caballos habían sido cambiados al cielo nocturno, por las dudas. Durante semanas, los argentinos informaron cientos de avistamientos nuevos.12

El 28 de octubre de 1973, a la 1:15 a. M., Dionisio Llanca estaba cambiando un neumático en una carretera a las afueras de Bahía Blanca. Notó una intensa luz amarilla a unos 2 kilómetros de distancia. La luz apareció detrás de él, sobre los árboles. Cuando trató de mirar hacia la ahora brillante luz azulada, descubrió que no tenía la fuerza para moverse. Luego vio un disco grande sobre la línea de árboles. Tres figuras humanoides estaban detrás de él. Llanca luego describiría a los extraterrestres como "nórdicos", dos hombres y una mujer con largo cabello rubio. Hablaban entre ellos en un idioma que Llanca no reconoció; las palabras sonaron como una radio inadecuadamente sintonizada. Llanca perdió el conocimiento. Se despertó varias horas más tarde a unos 10 km de donde había tenido su encuentro cercano. No recordaba nada de estos eventos. El 5 de noviembre, Llanca fue sometida a hipnosis. En este estado, recordó haber sido llevado a la nave espacial. En un momento, la mujer humanoide le hizo una incisión en la cabeza y luego lo golpeó accidentalmente, causándole un hematoma.13

El 14 de junio de 1980, a las 7:00 p.m., desde una pista en el Aeropuerto Jorge Newberry (Buenos Aires), un piloto de Austral Airlines solicitó permiso a la torre para despegar. "Espere un momento", fue la respuesta de la torre. "Veo un platillo volador al noreste. Mantenga la posición. "El piloto aguantó. "¿Puedes ver el fenómeno?", Preguntó la torre. "Sí", respondió el piloto. "Mantendré la posición hasta que el objeto desaparezca". Ampliamente reportados en los medios dominantes, los argentinos vieron el OVNI a las 7:06 pm en Corrientes, así como en Rosario, Córdoba y Resistencia. A las 7:11 pm, ya no estaba. Un piloto que no creía en OVNI le dijo a la popular revista Gente que tenía que haber una explicación razonable de lo que la gente había visto. "Pero tengo que decir", continuó, "No he encontrado una". 14

Estas tres historias de OVNIs se desvían de la tradición más cerebral de la ufología representada en Kier y otras publicaciones dirigidas a los aficionados a OVNI, aunque esta última se basó en estas historias al construir argumentos más amplios para explicar el fenómeno de los OVNI. En una desviación de cómo el público siguió OVNIs en otros países -donde una subcultura de admiradores permaneció en gran parte separada de la corriente principal- como lo hicieron cientos de otros avistamientos, estas tres historias cruzaron a la corriente principal de los medios y hacia culturas más amplias de la Guerra Fría. El 4 de octubre de 1976, por ejemplo, el periódico La Razón , ampliamente leído reveló en una página de portada que una noche de 1944, las fuerzas armadas de los EE. UU. dispararon 20,000 rondas de fuego antiaéreo contra OVNIs sobre Los Ángeles. Más llamativo que la historia en cuanto líder del periódico (y un importante error -la infame "Batalla de Los Ángeles" tuvo lugar en 1942 según especialistas estadounidenses) fue la razón pseudocientífica para la información. Esto incluyó la afirmación infundada de que el cohete Apolo XI de la NASA había demostrado la existencia de OVNI con evidencia fotográfica. Durante la Guerra Fría, La Razón y otros periódicos principales publicaron docenas de titulares de primera página relacionados con OVNI. 15

En 1947, hubo 11 avistamientos de OVNIS en Argentina. El número aumentó a 14 en 1950, 24 en 1954, 71 en 1962 y 127 en 1968. En general, durante la década de 1970, los avistamientos por provincia correspondían aproximadamente al tamaño de la población, con 240 en Buenos Aires, 54 en Córdoba, 54 en la capital federal, 22 en Tucumán, y 3 en Formosa. El primer aterrizaje registrado de OVNI en Argentina se produjo el 20 de febrero de 1949 en una remota región del sur de la provincia de Chubut. Edmundo C. Sánchez, un miembro de la Gendarmería, estaba custodiando una base militar en el momento en que vio aterrizar el OVNI. Al igual que muchos otros avistamientos, este evoca la cuestión de la seguridad nacional y las fronteras de Argentina durante el período de la Guerra Fría, al igual que el número inusualmente grande de avistamientos sobre la Antártida. Un avistamiento de la Antártida el 3 de julio de 1965 provocó una declaración en el Boletín Informativo de la Secretaría de la Marina Argentina el 7 de julio de 1965 (No. 172) confirmando que el Teniente Coronel Daniel Perissé había reportado detectar OVNIs unos días antes. Según el ufólogo Antonio Las Heras, se siguió un encubrimiento militar para ocultar evidencia en este y otros casos de UFOS. 17Las Heras reprodujo una narración central de seguidores de ovnis en los Estados Unidos. Utilizando las tecnologías más modernas, el ejército de los EE. UU. recopiló parte de la información más importante sobre los primeros avistamientos de ovnis. Al mismo tiempo, las fuerzas armadas fueron responsables de ocultar esa misma información, como en el caso del accidente de OVNIS en Cape Giradeau, Misuri, en 1941. El escritor de OVNIS Leonard H. Stringfield sostuvo que el ejército estadounidense obligó a los testigos a guardar silencio después de haber visto cuerpos extraterrestres en el sitio del accidente. 18

Los especialistas de OVNI se convencieron de que otro encubrimiento militar tuvo lugar después de un incidente ocurrido el 19 de julio de 1968 en Olavarría, provincia de Buenos Aires. Poco antes de las 2:00 a.m., se iluminó una gran área donde se realizaban ejercicios militares. Soldados del Segundo Regimiento de Tiradores de Caballería Blindada armados con ametralladoras se acercaron a la luz en un Jeep. Ellos divisaron un objeto volador ovalado y rápidamente se encontraron frente a tres humanoides, cada uno de 2 metros y 78 pulgadas (inusualmente altos) de altura, en uniformes plateados. Las tres figuras avanzaron hacia los soldados. Un soldado disparó contra los extraterrestres.

En ese mismo momento, los tres humanoides levantaron una mano, revelando una pequeña bola iluminada. Los soldados de repente se sintieron enfermos y cansados. No pudieron usar sus armas. Los seres volvieron a su nave espacial y dejaron la Tierra sin, parece, haber sido afectados por el fuego de ametralladora. Las fuerzas armadas se negaron a confirmar el "ataque".

El 31 de agosto de 1968, dos trabajadores del casino, Fernando Villegas y Juan Carlos Peccinetti, regresaban a sus casas a las 3:42 am cuando fueron sorprendidos por cinco figuras antropomórficas que les transmitieron mensajes, se pincharon los dedos y dejaron marcas extrañas en la puerta de su auto. Para el mediodía, las noticias del encuentro estaban siendo reportadas en estaciones locales de radio y televisión en la ciudad de Mendoza, donde tuvo lugar el encuentro. Poco después, la gente comenzó a reunirse en el lugar de la aparición y en la estación de policía donde se estaba proporcionando información a los medios. Los mensajes transmitidos habían incluido instrucciones para no tener miedo, entregados en una voz persuasiva que era española pero con un acento extraño. El monólogo terminó con la frase: "Las matemáticas son el lenguaje universal". En la puerta del vehículo, entre los signos estaban las letras griegas para alfa y pi. Junto a la nave espacial había una pantalla circular, que se parecía mucho a una televisión gigante, de 70 centímetros de diámetro. Al principio, la pantalla proyectaba una cascada, luego la imagen de una explosión atómica. Villegas y Peccinetti sostuvieron que los humanoides sostenían sus manos e hicieron tres incisiones cada una en sus dedos. La nave espacial luego partió con un estampido sónico, y los dos corrieron a una universidad militar cercana. Luego fueron transferidos a una estación de policía donde comenzó una investigación de inmediato. El médico forense que evaluó a Villegas y Peccinetti informó un alto nivel de actividad psicomotora y verificó los tres pequeños pinchazos que cada uno había descrito en sus dedos. En las pruebas, no se encontraron alcohol o drogas en la sangre de ninguno. Junto a la nave espacial había una pantalla circular, que se parecía mucho a una televisión gigante, de 70 centímetros de diámetro. Al principio, la pantalla proyectaba una cascada, luego la imagen de una explosión atómica. Villegas y Peccinetti sostuvieron que los humanoides sostenían sus manos e hicieron tres incisiones cada una en sus dedos. La nave espacial luego partió con un estampido sónico, y los dos corrieron a una universidad militar cercana. Luego fueron transferidos a una estación de policía donde comenzó una investigación de inmediato. El médico forense que evaluó a Villegas y Peccinetti informó un alto nivel de actividad psicomotora y verificó los tres pequeños pinchazos que cada uno había descrito en sus dedos. En las pruebas, no se encontraron alcohol o drogas en la sangre de ninguno. Junto a la nave espacial había una pantalla circular, que se parecía mucho a una televisión gigante, de 70 centímetros de diámetro. Al principio, la pantalla proyectaba una cascada, luego la imagen de una explosión atómica. Villegas y Peccinetti sostuvieron que los humanoides sostenían sus manos e hicieron tres incisiones cada una en sus dedos. La nave espacial luego partió con un estampido sónico, y los dos corrieron a una universidad militar cercana. Luego fueron transferidos a una estación de policía donde comenzó una investigación de inmediato. El médico forense que evaluó a Villegas y Peccinetti informó un alto nivel de actividad psicomotora y verificó los tres pequeños pinchazos que cada uno había descrito en sus dedos. En las pruebas, no se encontraron alcohol o drogas en la sangre de ninguno. la pantalla proyectaba una cascada, luego la imagen de una explosión atómica. Villegas y Peccinetti sostuvieron que los humanoides sostenían sus manos e hicieron tres incisiones cada una en sus dedos. La nave espacial luego partió con un estampido sónico, y los dos corrieron a una universidad militar cercana. Luego fueron transferidos a una estación de policía donde comenzó una investigación de inmediato. El médico forense que evaluó a Villegas y Peccinetti informó un alto nivel de actividad psicomotora y verificó los tres pequeños pinchazos que cada uno había descrito en sus dedos. En las pruebas, no se encontraron alcohol o drogas en la sangre de ninguno. la pantalla proyectaba una cascada, luego la imagen de una explosión atómica. Villegas y Peccinetti sostuvieron que los humanoides sostenían sus manos e hicieron tres incisiones cada una en sus dedos. La nave espacial luego partió con un estampido sónico, y los dos corrieron a una universidad militar cercana. Luego fueron transferidos a una estación de policía donde comenzó una investigación de inmediato. El médico forense que evaluó a Villegas y Peccinetti informó un alto nivel de actividad psicomotora y verificó los tres pequeños pinchazos que cada uno había descrito en sus dedos. En las pruebas, no se encontraron alcohol o drogas en la sangre de ninguno. y los dos corrieron a una universidad militar cercana. Luego fueron transferidos a una estación de policía donde comenzó una investigación de inmediato. El médico forense que evaluó a Villegas y Peccinetti informó un alto nivel de actividad psicomotora y verificó los tres pequeños pinchazos que cada uno había descrito en sus dedos. En las pruebas, no se encontraron alcohol o drogas en la sangre de ninguno. y los dos corrieron a una universidad militar cercana. Luego fueron transferidos a una estación de policía donde comenzó una investigación de inmediato. El médico forense que evaluó a Villegas y Peccinetti informó un alto nivel de actividad psicomotora y verificó los tres pequeños pinchazos que cada uno había descrito en sus dedos. En las pruebas, no se encontraron alcohol o drogas en la sangre de ninguno.19

Esa mañana llegaron los técnicos de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), encabezados por Francisco Muñiz. Funcionarios de CNEA revisaron el auto con un contador Geiger, ya que también revisaron los objetos metálicos que los hombres tenían en sus bolsillos. Los niveles radiactivos eran normales, ya que estaban en el sitio de aterrizaje. La CNEA se fundó en 1950 con el mandato del gobierno federal de realizar investigaciones y desarrollar políticas sobre todos los aspectos comerciales y experimentales de las ciencias nucleares. Era aproximadamente equivalente a la Comisión de Energía Atómica en los Estados Unidos y a la Energía Atómica de Canadá Limitada. A diferencia de sus dos contrapartes, CNEA se hizo rápidamente conocida por los argentinos y una fuente de orgullo en el estado de modernización. CNEA nunca comentó sobre Villegas / Peccinetti o cualquier otra investigación de OVNIs, ni informó públicamente sobre los resultados de sus hallazgos. Una presencia de CNEA probablemente señaló una preocupación de que cualquier cosa que haya caído a la tierra era, de hecho, terrenal y potencialmente radiactiva. Dicho esto, al igual que otros aspectos de la mayoría de los informes de OVNI que llegaron a los medios, las historias se repitieron tantas veces que es difícil obtener un registro histórico claro. Independientemente de los objetivos que los investigadores de la CNEA puedan haber tenido, es cierto que su presencia en los informes de investigación ayudó a legitimar las historias de OVNI en la mente del público.

Varios días después, se inició una investigación judicial sobre las declaraciones de Villegas y Peccinetti. El juez Jorge Marzari Céspedes buscó determinar su veracidad, a pesar de que no se había presentado ninguna denuncia penal. La policía recordó a un público agitado que el código penal argentino exigía el encarcelamiento de cualquier persona condenada por crear temor público sin fundamento. Según el escritor de OVNI Roberto Banchs, las razones para la comunicación policial fueron claras. Querían intimidar a aquellos que vieron OVNI, poner fin a los informes de OVNI en Mendoza y enviar avistamientos a alucinaciones oa una variedad de psicopatologías en estudio en la Universidad de Colorado a fines de la década de 1960. Según el jefe de policía de Mendoza, Roberto G. Hartkopf,20

Los detalles sobre los cientos de observaciones de OVNI variaron desde la forma de vestir que los extraterrestres usaban hasta su número (más a menudo, tres), a la naturaleza de la luz que emanaba del OVNI y se asemejaban a historias equivalentes, testimonios y versiones ficticias impresas y en la película de los Estados Unidos. En Perico de San Antonio, Jujuy, el trabajador postal Dominiciano Díaz informó que el 23 de julio de 1965, una luz brillante en el cielo lo había sorprendido y le había quemado la piel. La luz descendió a la tierra. En sus detalles, la historia reproduce exactamente un evento de 1954 en el sur de Francia, bien conocido por los aficionados argentinos de OVNI y un segundo avistamiento de ovnis desde New Berlin, Nueva York, el 25 de noviembre de 1964. 21El 18 de marzo de 1950, Wilfredo H. Arévalo, dueño de una fábrica de lana y cuero en el distrito turístico Lago Argentino vio dos luces en forma de lenticular moviéndose rápidamente en una formación circular a través del cielo, descendiendo hacia la tierra. Arévalo pensó al principio que eran estrellas fugaces, pero pronto notó que uno de los dos permanecía en el cielo mientras que el otro descendía a la tierra. Aún así, Arévalo estaba a unos 3 km del aterrizaje, calculado con una explicación razonable, posiblemente un accidente de avión. Cuando se acercaba a la luz en el suelo desde unos 160 m de distancia, se dio cuenta de que estaba viendo algo más: una forma inidentificable que generaba una luz circular, fluorescente y de otro mundo, emitiendo vapores verdes y azules. Dentro de lo que ahora creía que era un OVNI, Arévalo vio cuatro "hombres" altos y delgados vestidos con túnicas blancas. Su plato volador giraba constantemente y parecía estar hecho de aluminio con una cabina circular de cristal en el centro. Cada uno de los detalles en la historia de Arévalo reconstituyó informes equivalentes que en ese momento provenían de los Estados Unidos.

El lanzamiento argentino de la exitosa película de Bert I. Gordon, The Cyclops, en 1958 lanzó un diluvio de novelas de dime store estadounidenses y películas de Hollywood con temas marcianos en la Argentina de fines de los años cincuenta y principios de los sesenta. Esto fue seguido, mucho después de la publicación en 1875 de la novela de Eduardo Holmberg, por los primeros avistamientos marcianos registrados en Argentina. A principios de febrero de 1965, los testigos describieron extraterrestres que aterrizaron en Torrent, provincia de Corrientes, como "marcianos". Las noticias se difundieron rápidamente después de que un trabajador agrícola, en compañía de familiares y compañeros de trabajo, divisó cinco luces brillantes en el horizonte moviéndose rápidamente hacia ellos . Las luces, concluyeron, eran marcianos que habían descendido de una nave espacial. Eran de 2 metros de altura, delgados y con un solo ojo. Uno de los que presenciaron la llegada de Marte tenía un arma. Los marcianos, habiendo aparentemente percibido el peligro, rodeó al grupo y agarró a uno de los hombres por los brazos. Luego lo dejaron ir, después de lo cual el hombre desarrolló una extraña inflamación en su piel. Los marcianos se retiraron a su nave y huyeron.

Al igual que en los Estados Unidos, los observadores de OVNI a veces idearon explicaciones alternativas que fueron descartadas rápidamente por los ufólogos, que estaban ansiosos por agregar datos a su creciente compendio de avistamientos. El 20 de julio de 1965, a 18 kilómetros de Buenos Aires, Ramón Eduardo Pereyra conducía su camión de reparto en una ruta de pan y leche. Vio lo que llamó un brillante paracaídas descender del cielo. Detuvo su camioneta y caminó unos 500 metros hacia el avistamiento donde encontró lo que llamó un pequeño "avión", que tenía 1,8 metros de diámetro y forma ovalada. Dentro, vio a un hombre con una capucha. Pereyra se retiró al bosque cercano que lo rodea. A unos 30 metros del barco, vio a un segundo individuo con un papel en la mano mirando al cielo. Cuando Pereyra comenzó a caminar, el individuo con el papel lo notó y se movió rápidamente hacia él. Pereyra le preguntó si necesitaba algo, convencido de que el avión simplemente había experimentado problemas con el motor. No hubo respuesta. Pereyra vio a la segunda persona regresar a la nave y luego sentarse. El avión tomó el aire donde flotaba a 30 metros sobre el suelo y luego se dirigió bruscamente hacia arriba, como un meteorito ascendiendo. Las dos personas que Pereyra había visto tenían aproximadamente 1,75 metros de altura. Su conclusión inmediata fue que había visto a "rusos". No había tenido encuentros previos con OVNI y esperó varios días antes de contarle a nadie sobre su avistamiento, preocupado de que podría haber sido simplemente un mal sueño por el cual sería ridiculizado. A pesar de que muchos de los detalles eran difíciles de explicar, como el ascenso tipo meteorito de la nave, y resultaron imposibles de documentar a partir de los comentarios originales de Pereyra, años después Pereyra aún creía que lo que había visto no era de otro mundo.22

Al igual que Roswell y otros notorios casos OVNI en los Estados Unidos, muchas historias, como la de Dionisio Llanca, vivieron en debates entre expertos durante décadas. Llanca se convirtió en la lámina más famosa para un puñado de expertos en ovnis que se consideraban observadores "científicos" de los OVNI y que reforzaban su trabajo al refutar los informes supuestamente frívolos de platillos voladores. El prolífico escritor de OVNI Roberto E. Banchs estuvo entre varios argentinos que se autodenominaron como el estadounidense Stanton T. Friedman, un ufólogo autoidentificado cuyos escritos combinaban la creencia en la existencia de ovnis con un fondo científico que formaba la base de lo que sus lectores considerado una habilidad informada para determinar metódicamente qué cuentas OVNI eran creíbles y cuáles no. Un físico atómico, es decir, un experto en un área que gritaba modernidad científica de la Guerra Fría: Stanton trabajó para McDonnell Douglas en prototipos de aviones nucleares antes de dedicarse a la investigación de ovnis después de 1969. Concluyó de manera famosa que el avistamiento de ovnis de 1947 en Roswell, Nuevo México, era legítimo. Más de cuarenta años después, todavía se lo cita en ese punto.23 Al desacreditar a los "chiflados" como Llanca, Stanton y Banchs vieron una oportunidad para establecer su autoridad sobre los OVNIS a través de su experiencia científica. Cada uno invocó lo que sus lectores vieron como ciencia de vanguardia y trabajo de detective duro.

Banchs desglosó los detalles de los reclamos de Llanca. Él razonó que el lugar donde Llanca afirmaba haber visto el OVNI era frecuentado a altas horas de la noche por parejas románticas que buscaban privacidad y por camioneros que buscaban un lugar para pasar la noche a un lado de la carretera. Curiosamente, sin embargo, Llanca no vio a nadie más que a los extraterrestres. Cuando se recuperó de su terrible experiencia, Llanca afirmó no haber sabido quién era, qué estaba haciendo en el medio de la nada, y cuánto tiempo había estado allí. A Banchs le pareció incongruente que a pesar de este profundo estado de desorientación a las 3 am, Llanca logró caminar 9 kilómetros hasta la ciudad. Aunque Llanca afirmó no haberse beneficiado de su terrible experiencia y del frenesí mediático que siguió, un grupo de médicos en Bahía Blanca afirmó haberle dado dinero, al igual que otro grupo en Monte Grande. En abril de 1974 en Bahía Blanca, según testigos, Llanca anunció en voz alta en el restaurante "El Rincón de Ramoncito" que el 80% de lo que se informaba sobre el caso en los medios era falso. Sin embargo, aquellos que aceptaron el testimonio de Llanca después del avistamiento argumentaron que sus detalles correspondían exactamente a los informes de los medios que ahora estaba repudiando. En marzo de 1976, Llanca afirmó públicamente que había tenido nuevos contactos con los extraterrestres que lo habían capturado en 1973 y que volverían a buscarlo en 10 días. Nada salió de eso y Llanca siguió viajando, repitiendo su historia en diferentes partes del país, hasta que fue internado en el Hospital Neuropsiquiátrico en Rawson, Chubut. Lamentablemente, tal vez, la insinuación de enfermedad mental ayudó a confirmar en la mente pública la "irracionalidad" de sus afirmaciones específicas de OVNI. En 1986, Llanca fue reportado falsamente muerto. Más recientemente, se ha presentado para afirmar que, debido a lo que considera una atención negativa, desea no haber contado nada a nadie sobre el secuestro.24

Si bien la insistencia de Llanca de que los extraterrestres estarían de regreso para él coincidió con el golpe militar de marzo de 1976, al igual que otras influencias culturales inspiradas en los Estados Unidos, los avistamientos de ovnis en Argentina raramente se correlacionaron con momentos culturales, sociales o políticos importantes. El 1 de junio de 1978, en otro caso excepcional, durante las celebraciones inaugurales de la Copa Mundial de Fútbol de 1978, celebrada en Argentina, apareció una "terrible bola de fuego" sobre el Río de la Plata. Según un controlador de tráfico aéreo, Omar Vera, la bola de fuego hizo que los instrumentos electrónicos en el aeropuerto de Carrasco en Uruguay fueran inoperables por un corto tiempo. Era como una bomba atómica para Vera, y activó las alarmas de los aeropuertos mientras apagaba toda la iluminación. Hubo varios informes de encuentros entre indígenas argentinos y extraterrestres, relacionando los tropos discriminatorios del "misticismo" de los primeros pueblos con los "misterios" de OVNIS. El 21 de febrero de 1965, por ejemplo, supuestamente un OVNI aterrizó en una comunidad indígena toba en la provincia norteña de Formosa. Se dice que tres extraterrestres abandonaron la nave. Los testigos indígenas llamaron a la policía, pero cuando llegó la policía, los seres habían regresado a la nave espacial, que ahora estaba en el aire. Según los informes, la policía tomó fotos de la partida, que el público nunca vio. Unas cincuenta personas Tobas afirmaron que se encontraron con los humanoides, pero sus comunicaciones nunca fueron explicadas a otros argentinos. 25

La película de Eliseo Subiela Hombre Mirando al Sudeste (1986) retrató la intersección de las psicopatologías y las interacciones humanoides-humanas. El protagonista de la película, Rantés, aparece misteriosamente en un hospital psiquiátrico de Buenos Aires en el presente, un momento en que los argentinos se enfrentaban a los desaparecidos ("Los desaparecidos") de la dictadura de 1976-1983. Rantés se autoidentifica como un extraterrestre que ha venido a la tierra para estudiar a los seres humanos. En un momento crucial de la película, el psiquiatra que trabaja con Rantés tiene un momento de duda cuando se pregunta si su paciente podría estar diciendo la verdad. Mientras que en otros países, como en Argentina, los psicólogos y una multitud de aficionados corrían para analizar la mentalidad de los observadores de OVNI, la psicología argentina de los avistamientos extraterrestres enfatizaba el aspecto psicoanalítico cotidiano como un reflejo de la fuerza de esa orientación terapéutica en la clase media cultura popular urbana Hubo numerosas apariciones de OVNI en instalaciones psiquiátricas, por ejemplo.

El 22 de julio de 1968, Adela Casalvieri de Panasitti, una enfermera psiquiátrica de servicio en el Hospital Neuropsiquiátrico de El Sauce en Mendoza, se sorprendió por un ruido ensordecedor. Al principio, pensó que podría ser un calentador roto en el edificio. Cuando salió al patio, vio un objeto grande de color aluminio con una serie de ventanas cuadradas. En una ventana vio varias figuras humanoides moviéndose. Casalvieri sufrió quemaduras de primer grado en las manos y la cara por la luz que emana del objeto. Además, quedó paralizada en ambas piernas. Cuando salió el OVNI, aparentemente dejó manchas en el patio y un olor a azufre en el aire. Las pruebas posteriores mostraron un alto nivel de radiactividad en el área. Los investigadores de CNEA fueron llamados a la escena. Algunas partes de la historia de Casalvieri anticiparon la película de Subiela. Al igual que los pacientes en el hospital Hombre Mirando al Sudeste , los del hospital de Mendoza respondieron a los extraterrestres con una extraña tranquilidad. En la noche del avistamiento, los pacientes estaban inusualmente callados. Mientras que normalmente a la hora de acostarse, había peleas y gritos, esa noche, según Casalvieri, había una calma perfecta. Algunos han ofrecido una interpretación psicológica para el avistamiento, postulando que había sido alimentado por el delirio de Casalvieri como resultado de un estado de semiconsciencia producido por una oficina sobrecalentada. 26

El 5 de enero de 1975, Carlos Alberto Díaz estaba trabajando como camarero en una boda en Bahía Blanca. Al volver a casa a las 3:50 a.m., vio una extraña luz en el cielo. Sus brazos y piernas no se moverían. Un instante después, sintió como si una corriente de aire lo hubiera absorbido. Él perdió el conocimiento. Cuando recuperó la conciencia, se encontró en una posición fetal dentro de una esfera de 3 metros de altura. No había instrumentación dentro de la esfera. Tres humanoides aparecieron detrás de él. Eran de altura normal y se movieron hacia él lentamente. No tenían bocas, narices ni ojos. A pesar de su miedo, Díaz no pudo gritar y los extraterrestres guardaron silencio. Díaz luchó con los extraterrestres hasta que se desmayó nuevamente. Lo despertaron aproximadamente a las 3 p.m. a unos 30 metros de una carretera. Su reloj estaba atascado a las 3:50 a.m., cuando vio por primera vez algo en el cielo. Díaz estaba lejos de Bahía Blanca. El hombre que lo despertó le dijo que estaba cerca de Buenos Aires, a 650 kilómetros al norte, y le ofreció llevarlo a la capital. Díaz aceptó. Casi de inmediato, aquellos que escucharon su historia lo cuestionaron debido a la distancia que Díaz tuvo que viajar desde su avistamiento a Buenos Aires. En el Hospital Ferroviario de Buenos Aires, fue examinado por lesiones. No se encontraron ninguno, ni hubo evidencia de violencia. lo revisaron por heridas. No se encontraron ninguno, ni hubo evidencia de violencia. lo revisaron por heridas. No se encontraron ninguno, ni hubo evidencia de violencia.

Aunque no es un psicólogo, Banchs llevó a cabo un estudio de la personalidad de Díaz basado en material que apareció en la prensa y sin entrevistar al sujeto. Él utilizó esa evaluación para desacreditar el caso. Díaz, argumentó Banchs, era regordete y bipolar, de temperamento sanguíneo, inteligente y rápido, pero carente de profundidad analítica. Tenía una imaginación rica, era impulsivo y tenía una tendencia a la distracción. Díaz era hábil en el trabajo mecánico y el mejor en el pensamiento concreto. No le gustaba estar solo, y sus sueños eran un reflejo de su vida diaria. Lo que Banchs llamó un estudio psicométrico resultó en el hallazgo de una personalidad insegura, conflictiva, aislada e inhibida, inclinada a exagerar, pero con una memoria fuerte y sentimientos profundos. Banchs se refirió a Freud que había establecido que todas las formas redondas o cóncavas tenían una tendencia femenina. Como resultado, los OVNI tenían una calidad fecunda. Para Díaz, el OVNI se convirtió en útero. Por su propia cuenta, apareció dentro de la nave espacial en posición fetal e inconsciente. Para Banchs, la descripción de Díaz de sí mismo correspondía a la de un feto en el momento del nacimiento. La luz que vio dentro de la OVNI era equivalente a la luz dentro del útero de una madre. En cuanto a la afirmación de Díaz de que había quedado brevemente paralizado, Banchs argumentó que durante el embarazo, la madre transmite emociones poderosas al feto que pueden provocar contracciones uterinas y parálisis momentánea. La luz intensa que vio Díaz en un momento representó una luz similar que un niño ve al salir del útero. El hecho de que los tres extraterrestres fueran desconocidos marcó la percepción de un recién nacido de los demás, al igual que la ausencia de rasgos faciales en los humanoides.27

El lugar inusualmente prominente de los informes de OVNIs en los medios populares reflejó la influencia de los equivalentes estadounidenses frecuentemente citados a Fabio Zerpa. La forma en que los argentinos contaban las historias de OVNIs reproducía fielmente las formas en que los estadounidenses entendían los ovnis. La cultura argentina de OVNIs refleja un mayor interés y afecto por las tendencias culturales de los Estados Unidos en el cine, el vestuario, la música y muchas otras áreas. Los clubes locales de OVNIs, en veinte localidades de Argentina, así como los medios de comunicación convencionales, todos usaban la terminología estadounidense, como "foo fighter". Los clubes publicaban con frecuencia boletines mensuales mimeografiados. Algunos tenían secciones en inglés, anticipando -o más probablemente, esperando contra la esperanza- que sus hallazgos sobre avistamientos locales serían leídos y reconocidos como auténticos y similares a los de los Estados Unidos. Los períodos de avistamientos y actividad de OVNIs especialmente intensos en Argentina -en 1947 y 1978, por ejemplo- corresponden exactamente a olas de avistamientos equivalentes en los Estados Unidos. Al igual que en Estados Unidos, aquellos en Argentina que siguieron avistamientos de OVNIs y buscaron sentido desconfiaban de lo que creían que eran esfuerzos del gobierno federal para ocultar "la verdad". Más sorprendente aún fue cómo el escepticismo de los argentinos sobre su gobierno reflejaba poco del típica crítica argentina de su estado, pero más bien el mismo tipo de tropos que los estadounidenses usaron para denunciar el encubrimiento OVNI de Washington en los años cincuenta y sesenta. Al criticar a su propio gobierno, los argentinos no distinguieron entre sus componentes militares o democráticos. Después de que la Fuerza Aérea de los EE. UU  comenzó a estudiar la posibilidad de los ovnis, la Fuerza Aérea Argentina hizo lo mismo. 

Las formas humanoides y su evolución en los avistamientos y en la imaginación popular argentina encajan con las tendencias en los Estados Unidos. En la década de 1950, por ejemplo, los avistamientos extraterrestres variaban considerablemente entre una variedad de formas animaloides y humanoides. A principios de la década de 1970, en consonancia con los acontecimientos en los Estados Unidos, los extraterrestres informados en Argentina tenían cuerpos cada vez más humanos, casi siempre caminando erguidos con cuatro extremidades y cabezas grandes. Además, como en los Estados Unidos, en la década de 1970, como en el caso Dionisio Llanca, los secuestros fueron acompañando cada vez más a los avistamientos. Expertos estadounidenses en ovnis como J. Allen Hynek fueron citados regularmente y sus informes difundidos en Argentina, al igual que los no estadounidenses con gran atractivo en los Estados Unidos, especialmente el escritor británico Arthur C. Clarke. Las famosas afirmaciones de Clarke sobre la intersección de la ciencia y lo sobrenatural y la noción de que cualquier tecnología suficientemente avanzada no podía distinguirse de la magia, aparecían con frecuencia impresas en Argentina. Después de 1970, Hynek y Clarke reforzaron el "científico" ufología . Un ex asesor de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Sobre el tema; un creyente en la vida extraterrestre; y un detractor de avistamientos "falsos", Hynek influenció a toda una generación de observadores "científicos" argentinos, incluido Roberto E. Banchs. 28 La "ciencia" de la investigación de OVNI era una reminiscencia de la botánica del siglo XIX. Al igual que Hynek, Banchs y otros argentinos catalogaron avistamientos y encuentros reportados. Banchs promocionó su formación científica como planificador urbano y, curiosamente, en algo llamado "ología". En 1970, organizó el Segundo Simposio Nacional OVNI Argentino, donde propuso la primera red nacional de información OVNI. En 1970, Banchs publicó el primer índice de observaciones OVNI para Argentina, Uruguay y Chile. 29

Además de la información de OVNI que circula en libros publicados por Kier y por otros editores, hubo muchos otros informes e historias de los medios. El escritor español Juan Gallardo Muñoz publicó la novela de la tienda de moneda de diez centavos Espía cósmica en Buenos Aires bajo el seudónimo de Addison Starr, como un tributo a la ficción pulp estadounidense de la época. 30 Impresa como una novela de bolsillo, Espía era parte de un género que revivió la tradición que vincula la ciencia ficción y el estudio de los OVNI. También formó parte de un género más amplio de novelas de pasta hechas a bajo precio, publicadas inmediatamente después de que sus equivalentes en inglés aparecieran en los Estados Unidos. La muerte elige de Neil MacNeil fue una de las docenas de novelas policiales y de Oscar J. Friend's El jinete nocturno forma parte de una serie de espectaculares westerns. 31 Impreso en seis números entre mayo y octubre de 1984, PARSEC fue una de las numerosas revistas de ciencia ficción de vida corta, de fabricación barata, de la época. Cuatro de las cinco historias presentadas en el segundo número fueron escritas por escritores populares de ciencia ficción como Zenna Henderson, Robert F. Young, Harlan Ellison y Alfred Bester. 32

Con frecuencia, las historias de vida extraterrestre se superponen con un flujo constante de noticias sobre el programa espacial de EE. UU. Escrito para ser leído a niños menores de 10 años, el libro infantil gigante 1973 Fanfán viaja en un cohete , impreso por el gigante editorial Atlántida, cuenta la historia ilustrada de un niño blanco de clase media que se transforma mágicamente cuando se pone un traje espacial. Ahora puede flotar como en el espacio y viajar a la luna y al sol. Veinte años después, Rodolfo Otero publicó Un viaje muy "especial" para un público adolescente. Como el protagonista de Fanfán , los niños en Un viaje son rubios y de piel clara. La diversión comienza cuando uno de ellos ve un OVNI. Aventuras en las que los niños se encuentran con extraterrestres en el espacio y luego regresan a lugares familiares en Argentina, como el zoológico de La Plata y Plaza Francia en Buenos Aires. 33

Después de la Guerra Fría

En febrero de 2016, un helicóptero se estrelló en Capilla del Monte, Córdoba. Inmediatamente, en programas de televisión y en otros lugares, los argentinos comenzaron a especular sobre los OVNI. Pero en una desviación de los informes de OVNI de la Guerra Fría, la cuestión de los extranjeros fue anulada por una investigación de la Fuerza Aérea que descubrió que el error del piloto había sido la causa del accidente. Los residentes de Capilla del Monte habían presenciado por primera vez un OVNI en 1986. El informe adquirió muchos tropos de la época: una luz intensa, un objeto volador ovalado y marcas de quemaduras en el suelo donde había aterrizado el platillo. Un año después, los residentes de la ciudad afirmaron que un incendio forestal cercano había pasado misteriosamente por el sitio de aterrizaje OVNI 1986. En 1991, Mercedes y Sonia Anchorena, dos hermanas que habían informado por primera vez sobre el OVNI, compraron una gran extensión de tierra alrededor del lugar de aterrizaje. En 2000, hubo informes de los medios de que el avistamiento de 1986 se había organizado para generar actividad turística en la zona. No se observaron más OVNI, pero Capilla del Monte se convirtió en un destino turístico que atraía a 10,000 visitantes anualmente y en 2012, el municipio celebró el primer Carnaval Alienígena . 34

Después de 1990, los tiempos y las actitudes cambiaron. Los argentinos se hicieron más escépticos, y al igual que el caso de Capilla del Monte, otros avistamientos fueron frecuentemente desacreditados, generalmente mucho más rápido que antes. El interés popular en este fenómeno había disminuido. Los medios tradicionales abandonaron los informes acríticos de los OVNI. Con pocas excepciones, las sociedades locales de OVNI desaparecieron. Los boletines mimeografiados para un puñado de seguidores se desvanecieron a medida que proliferaron los sitios web relacionados. Donde una vez las sociedades OVNI locales proclamaron tales eventos en sus mimeos, ahora los sitios web de OVNI lo hicieron, aunque permanecieron culturalmente aislados de la corriente principal, afirmando que nadie se molestó en evaluar "científicamente". No surgió una nueva generación de expertos en OVNI como Zerpa o Banchs. la capacidad de entrar en la corriente principal de la cultura popular.

Fuentes primarias

No hay fuentes primarias accesibles y archivadas del gobierno argentino sobre este tema. La Fuerza Aérea Argentina (Fuerza Aérea Argentina) probablemente tenga documentación relevante y clasificada de los años 60, 70 y quizás más tarde. Las obras citadas por Antonio Las Heras y Roberto F. Banchs en "Further Reading" tienen evidencia fotográfica de los aterrizajes de OVNI o de la recepción cultural de esos "aterrizajes".

Los periódicos y revistas contienen miles de artículos sobre estos fenómenos. Incluyen los diarios de Buenos Aires Clarín, La Nación, La Opinión y La Razón , así como las populares revistas Gente y Siete Dias . Estas fuentes están disponibles en la Biblioteca Nacional (Buenos Aires), entre muchas otras bibliotecas.

Los boletines y revistas pequeñas dedicadas a OVNI en manos privadas incluyen Atom (Buenos Aires), el boletín sin título del Centro de Investigación de Vida Extraterrestre (Avellaneda, Argentina), Investigando: Organo de Difusión del Centro de Estudios de Fenómenos Aéreos Extraños ( Buenos Aires) y Canopus (Buenos Aires).

Enlaces a materiales digitales


Otras lecturas

Abraham, Carlos. La literatura fantástica argentina en el siglo XIX . Buenos Aires: CICCUS, 2015.

Alonso, Ricardo N. Ciencia y pseudociencias: Ovnis, extraterrestres, profecías, apocalipsis, fin del mundo, seres fantásticos y otras creencias . Salta, Argentina: Mundo, 2012.

Banchs, Roberto F. Los OVNIS y sus ocupantes . Buenos Aires: Tres Tiempos, 1980.

Carreras, Sergio. Turistas espirituales: gurús, ovnis y otros tesoros de Córdoba . Córdoba, Argentina: Recovecos, 2013.

Felitti, Karina. La revolución de la pildora: Sexualidad y política en los años sesenta . Buenos Aires: Edhasa, 2012.

García Blanco, Javier. Humanoides. Encuentros con entidades desconocidas . Buenos Aires: Edaf del Plata, 2003.

Las Heras, Antonio. OVNIS Los extraterrestres entre nosotros . Buenos Aires: Rueda, 1978.

Morales, Rubén. Los Ovnis de la Antártida . Buenos Aires: Marimbo, 2016.

Rein, Raanan. Argentina, Israel y los judíos . College Park: University Press of Maryland, 2003.

Scolari, Carlos A. Historietas para sobrevivientes: Comic y cultura de masas en los años 80 . Buenos Aires: Colihue, 1999.

Sheinin, David MK Argentina y Estados Unidos: una alianza contenida . Atenas: University of Georgia Press, 2006.

Notas:
1. ) Raanan Rein, Argentina, Israel y los judíos (College Park: University Press of Maryland, 2003); David MK Sheinin, Argentina y Estados Unidos: una alianza contenida (Atenas: University of Georgia Press, 2006).

2. ) Carlos Escudé, El estado parasitario: Argentina, ciclos de vaciamiento, clase política y política de colapso de la política exterior (Buenos Aires: Lumiere, 2005); Mario Rapoport, "Argentina: economía y política internacional. Los procesos históricos, " Diplomacia, Estrategia, Política 10 (2009): 26-50; Mario Rapoport y Noemí Brenta, "La gran inundación", Página / 12 , 26 de marzo de 2013; David MK Sheinin, "Antiimperialismo periférico: el nuevo revisionismo y la historia de las relaciones exteriores argentinas en la era de los Kirchner", Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe 25.1 (2014): 63-84.

3. ) Leandro Morgenfeld, Relaciones peligrosas: Argentina y Estados Unidos (Buenos Aires: Capital Intelectual, 2012); Mario Rapoport y Claudio Spiguel, Relaciones Tumultuosas: Estados Unidos y el primer peronismo (Buenos Aires: Emecé, 2009); Martin Edwin Andersen, Dossier Secreto: Desaparecidos de Argentina y el mito de la "guerra sucia" (Boulder, CO: Westview, 1993).

4. ) Marguerite Feitlowitz, Un léxico del terror: Argentina y los legados de la tortura (Nueva York: Oxford University Press, 2011); Germán Ferrari, 1983, el año de la democracia (Buenos Aires: Planeta, 2013); Horacio Gaggero, Alicia Iriarte, Humberto Roitberg, Argentina, 15 años después: de la transición a la democracia al menemismo, 1982-1997 (Buenos Aires: Proyecto Editorial, 2000).

5. ) Irma Emiliozzi, Los Emiliozzi: De la historia a la leyenda (Buenos Aires: Claridad, 2015); Carlos A. Scolari, Historietas para sobrevivientes: Comic y cultura de masas en los años 80 (Buenos Aires: Colihue, 1999); Karina Felitti, La revolución de la pildora: Sexualidad y política en los años sesenta (Buenos Aires: Edhasa, 2012); Isabella Cosse, Pareja, sexualidad y familia en los años sesenta (Buenos Aires: Siglo veintiuno, 2010); Matías Raña, Guerreros del cine: Argentino, fantástico e independiente (Buenos Aires: Fan, 2010); Mabel Bellucci,Historia de una desobediencia: Aborto y feminismo (Buenos Aires: Capital Intelectual, 2014); Valeria Manzano, La Era de la Juventud en Argentina: Cultura, Política y Sexualidad de Perón a Videla(Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2014); y Raúl Manrupe, Breve historia del dibujo animado en la Argentina (Buenos Aires: Libros del Rojas, 2004).

6. ) Penny M. Von Eschen, "'Satchmo sopla por el mundo': Jazz, raza e imperio durante la Guerra Fría," en "Aquí, allá y en todas partes": The Foreign Politics of American Popular Culture , eds. Reinhold Wagnleitner y Elaine Tyler May (Hanover, NH: University Press of New England, 2000), 164.

7. ) Carlos Abraham, La literatura fantástica argentina en el siglo XIX (Buenos Aires: CICCUS, 2015), 190.

8. ) Editorial Kier, "Historia", recuperada de http://www.editorialkier.com.ar/home.php .

9. ) José Álvarez López, Reconstrucción de Atlántida (2ª ed.) (Buenos Aires: Kier, 1989 [1978]), 95-106,

10. ) Carolyne R. Larson, "'Hombre Argentino': Evolución Humana y Ciudadanía Cultural en Argentina, 1911-1940," en Making Citizens in Argentina , eds. Benjamin Bryce y David MK Sheinin (Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 2017), 51-69.

11. ) "Tres grandes mentiras de nuestro tiempo", obtenido de http://www.boriscristoff.com.uy/predicciones.htm .

12. ) Guillermo dos Santos Coelho, "El OVNI que paseó por la Antártida y disparó la psicosis argentina", Clarín(Buenos Aires), 2 de julio de 2015. Obtenido de http://www.clarin.com/especiales/paseo -Antartida-disparo-psicosis-argentina_0_1386461474.html .

13. ) "Si me volviera a pasar, no se contaría con nadie", La Nueva (Bahía Blanca), 8 de diciembre de 2013. Obtenido de http://www.lanueva.com/sociedad-impresa/212094/- si-me-volviera-a-pasar-no-se-lo-contar-237-aa-nadie-.html .

14. ) "¿Que fue?" Gente (Buenos Aires), 15.778 (19 de junio de 1980): 4-9.

15. ) "Revelan que se Dispararon 20,000 Cañonazos Contra 3 OVNI que Sobrevolaron Los Ángeles en 1944," La Razón , 4 de octubre de 1976: 1.

16. ) Roberto E. Banchs, Los OVNIS y sus ocupantes (Buenos Aires: Tres Tiempos, 1980), 9.

17. ) Antonio Las Heras, OVNIS Los extraterrestres entre nosotros (Buenos Aires: Rueda, 1978), 45.

18. ) Leonard H. Stringfield, Caída / Recuperación de OVNIS: Amasar la Evidencia: Informe de Estado III(Charleston, SC: CreateSpace, 2015) [orig. 1982 autopublicado].

19. ) "Los platos voladores", La Razón , 2 de septiembre de 1968, 6.

20. ) Roberto E. Banchs, Los OVNIS y sus ocupantes (Buenos Aires: Tres Tiempos, 1980), 88-92.

21. ) Richard H. Hall, The OVNI Evidence: A Thirty-Year Report , vol. 2 (Lanham: Rowman y Littlefield, 2001), 472.

22. ) "Caso Pereyra: El incidente 'Roswell' de San Francisco Solano," La Tercera , 25 de agosto de 2016. Obtenido de http://www.diariolatercera.com.ar/nota/22494-caso-pereyra-el -incidente-roswell-de-san-francisco-solano / .

23. ) Stanton T. Friedman y Kathleen Marden, hecho, ficción y platillos voladores (Wayne, IN: Career Press, 2016).

24. ) Roberto E. Banchs, Los OVNIS y sus ocupantes (Buenos Aires: Tres Tiempos, 1980), 131-133.

25. ) "Chalac, Formosa: Aterrizaje en una toldería de idios tobas (21 de febrero de 1965)," Visión OVNI , 11 de noviembre de 2008. Obtenido de http://www.visionovni.com.ar/archivos/927 .

26. ) "Relato Fantástico", El Andino , 13 de agosto de 1968. Obtenido de http://marcianitosverdes.haaan.com/wp-content/uploads/2008/08/mendoza5.jpg .

27. ) Banchs, Los OVNIS y sus ocupantes , 162-165.

28. ) Roberto E. Banchs, Los OVNIS y sus ocupantes (Buenos Aires: Tres Tiempos, 1980); Javier García Blanco, Humanoides. Encuentros con entidades desconocidas (Buenos Aires: Edaf del Plata, 2003), 97-100.

29. ) Roberto E. Banchs, Fenómenos Aéreos Inusuales (Buenos Aires: CEFAI, 1970).

30. ) Addison Starr, Espía cósmico (Buenos Aires: Toray, 1969).

31. ) Neil MacNeil, La muerte elige (Buenos Aires: Acme, 1961); Oscar J. Friend, El jinete nocturno(Buenos Aires: Acme, 1952).

32. ) PARSEC , 1.2 (1984).

33. ) "En pos de otra hazaña" Clarín , 3 de junio de 1965, p. 1; María Alicia Domínquez, Fanfán viaja en un cohete (Buenos Aires: Atlántida, 1973); Rodolfo Otero, Un viaje muy "especial" (Buenos Aires: Sigmar, 1994).

34. ) Sergio Carreras, "El día que llegaron los extranjeros", La Voz , 3 de enero de 2016 . Obtenido de http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/el-dia-que-llegaron-los-aliens .


David MK Sheinin

Departamento de Historia, Universidad de Trent