ARCH

sábado, 23 de junio de 2018

MIS EXPERIENCIAS CON LOS CONTACTOS (JOHN KEEL)

Observaciones de OVNIS, entrevistas con testigos, llamadas telefónicas de ovninautas, predicciones exactas de catástrofes. . . estos hechos llevaron a un destacado especialista del escepticismo a la creencia. 


Un año después de que había lanzado mi investigación sobre los OVNIS, yo estaba en cero. Mi teléfono sonaba y misteriosos extranjeros me llamaban día y noche para darme mensajes de "la gente espacial". Después me lanzaron dentro del mundo de pesadilla de la demonología. Tuve encuentros con cadillacs negros en Long Island y cuando traté de perseguirlos desaparecían en callejones sin salida. En 1967 me llamaban en medio de la noche para que fuera a "rescatar" a contactos en problemas. Objetos aéreos luminosos parecían seguirme como perros fieles. Los objetos parecían saber a dónde iba yo: a ir y dónde había estado. A veces verificaba en algún hotel y encontraba que habían hecho reservaciones a mi nombre. Yo estaba acosado por coincidencias increíbles. Más de una vez me desperté en medio de la noche para encontrar que no podía moverme y una enorme aparición estaba enfrente de mí.
Por un tiempo dudé de mi propio estado mental. Yo una vez fui el peor de los escépticos. Escribí un libro, Jadoo, que denigraba las leyendas místicas del Oriente. Pero cambié mis puntos de vista. Encontré muchos contactos silenciosos y se notaba que todos estaban sufriendo los mismos síntomas fisiológicos y psicológicos. A través de estos contactos, cuyas experiencias nunca han sido publicadas, entré en comunicación con los seres. Cuando un OVNI aterrizaba en una granja aislada y un ovninauta visitaba a un contacto, éste me llamaba inmediatamente y yo conversaba con el ser por teléfono, algunas veces por horas. Esto suena ridículo, pero sucedió. Mis notas, cuentas y otros materiales atestiguaban el hecho.
Ahora, en retrospectiva, veo lo que realmente estaba sucediendo, el fenómeno me introducía a aspectos que nunca había considerado antes. Me iban llevando, paso a paso, del escepticismo a la creencia. Cuando mi pensamiento se desviaba y mis conceptos se torcían, los acontecimientos me regresaban al camino correcto.
En mayo, 1967, los seres prometieron a los contactos silenciosos que una gran falla de la energía se aproximaba. El cuatro de junio de 1967 la guerra árabe-israelí estalló en el Medio Oriente. La siguiente mañana, el 5 de junio, sucedió una falla de energía en cuatro estados del noroeste de Estados Unidos. Más tarde en mayo, los seres habían declarado que el Papa Pablo VI visitaría Turquía en los próximos meses y sería sangrientamente asesinado y esto precipitaría los desastres. Semanas más tarde el Vaticano anunció que el Papa estaba planeando visitar Turquía en julio. El pánico cundió en los círculos secretos de los contactos.
Me quedé asombrado cuando descubrí que estos mismos rumores estaban oyéndose en la comunidad hippie de Nueva York. La gente empezó a telefonearme más tarde para preguntarme a dónde iba a ir el dos de julio. Yo no iba a ir a ninguna parte. Me rehusé a unirme al éxodo y Manhattan no se hundió en el mar.
El Papa no fue asesinado ese fin de semana, felizmente, pero yo vi varios OVNIS. Parecían seguirme, y en octubre tuve una llamada de larga distancia con uno que se decía ovninauta. Me advirtió que pronto habría un gran desastre en el río Hudson y que mucha gente se ahogaría. También me dijo que esperara un suceso desagradable cuando el presidente Johnson encendiera las luces del árbol de Navidad en diciembre, implicando que un enorme apagón se produciría en cuanto el presidente conectara el switch.
El 15 de diciembre el presidente Johnson llevó a cabo la acostumbrada ceremonia del encendido del árbol en la Casa Blanca. Puesto que yo estaba esperando un gran apagón, alerté a algunos amigos (que deben haber pensado que yo estaba chiflado) y se reunieron en mi departamento Dan Drasin, el productor de televisión y otro amigo que es oficial de policía. El presidente empujó el switch, el árbol se encendió y la multitud gritó de alegría. Todo salió según se había programado. Los sistemas de energía de la nación no fallaron.
Pero treinta segundos después de que el árbol fue encendido, un locutor de radio interrumpió las noticias con un anuncio de última hora: —Un puente entre Gallipolis, Ohio, y Virginia Occidental se han derrumbado —dijo sobriamente—. Estaba cargado de tráfico. Todavía no hay detalles sobre el accidente.
Yo estaba anonadado. Había solamente un puente en esa sección del río. El puente Silver entre Point Pleasant, Virginia Occidental y Ohio.
Paquetes de Navidad estaban flotando en las obscuras aguas del Ohio.

EL MUNDO TERMINO ANOCHE...

Unas pocas horas después del colapso del puente Silver, al otro lado del mundo, el primer ministro de Australia decidió ir a nadar a su playa favorita. Desapareció. Su cuerpo nunca salió a la playa. Los elementales lo habían predicho.
Algunas predicciones son increíblemente exactas, tan precisas que no hay factores de coincidencia o adivinanzas afortunadas, pero en otras, los ultraterrestres introducen a un bromista.
En 1965, Dino Kraspedon cuyo verdadero nombre era Aladino Felix escribió un libro titulado My Contact with Flying Saucers (Mi Contacto con los Platillos Voladores). Más tarde surgió como un profeta de hechura propia y advirtió de un desastre que tendría lugar en Río de Janeiro. Las inundaciones y desplazamientos de tierra azotaron un mes más tarde matando a 600 personas. En 1966 profetizó que un cosmonauta ruso moriría pronto y en el otoño de 1967 apareció en la televisión de Brasil para discutir el asesinato de Martin Luther King y del senador Robert Kennedy.

DISTORSION Y DISTENSION DEL TIEMPO 

Hay muchos ejemplos documentados en los que objetos y seres humanos han sido transportados instantáneamente a grandes distancias por una fuerza sobrenatural que desafía toda explicación. Esta fuerza parece operar fuera de los límites humanos del tiempo y el espacio. En teoría tales fenómenos podrían ser causados transformando los átomos de energía en un rayo trasmisible, proyectando ese rayo a un punto distante con la velocidad de la luz, y después reconstruyendo los átomos originales. Algunos científicos piensan que éste puede ser un proceso factible para nuestra floreciente tecnología.
Pero alguien más lo ha estado haciendo por siglos.
Algunos de los mejores libros sobre los OVNIS relatan casos en los que seres humanos fueron repentinamente trasportados por el tiempo y el espacio involuntariamente. Períodos inexplicables de amnesia total son un aspecto clave del fenómeno. He recibido más de cien reportes en los que los testi
gos han perdido de cinco minutos a varias horas después de avistar un objeto volador no identificado.
Hay otro tipo de experiencia que llamo comprensión. En ella, el testigo sufre una secuencia de eventos que parecen consumir un período específico. Después descubre que solamente han pasado unos cuantos minutos, aunque la secuencia pareció consumir horas. La comprensión de tiempo es común entre los contactos que piensan que han sido llevados a visitar otros planetas.
No creo que ninguna de estas personas sufre directamente de locura. La evidencia parece indicar que sus mentes son manipuladas por una influencia exterior y que algunas veces su intelecto es incapaz de digerir la información que se les da y su estructura emocional es incapaz de retener su estabilidad a la faz de estas experiencias. Por eso algunas de estas personas se desequilibran por la presión de los acontecimientos, o los malinterpretan.
Lo que esto realmente significa es que alguien o algo tiene en realidad el poder de poseer completamente y controlar la mente humana. Los seres humanos pueden ser manipulados con el poder que es usado para propósitos tanto buenos como malos.
¿Supone que el plan es procesar a millones de gentes y después en una fecha futura hacer uso de todos ellos a la vez? ¿Tendríamos un mundo de santos? ¿O tendríamos un mundo de maniáticos disparándose los unos a los otros desde todos los lugares de la Tierra?


(Reproducido de OVNI: Operación caballo de Troya, John A. Keel. Editorial V Siglos, México 1975).
Artículo publicado en la revista Contactos Extraterrestres (Vol. 1 No 1, 8 de Diciembre,1976)

Fuente: http://elsurdelgrantriangulo-pablo.blogspot.com

1 comentario:

  1. Hola Carlos, nos gustaría contactar con usted, somos del grupo Conexión ovni y le dejo un correo para comentarle sobre nuestros proyectos. Conexionovni051@gmail.com

    ResponderEliminar